Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

miércoles, 20 de junio de 2018

Citas literarias de Haruki Murakami

Frases: La caza del carnero salvaje 


La caza del carnero salvaje es uno de los títulos más verticales de Murakami, no es un libro que se ramifique, a pesar de que profundiza en el pasado del protagonista y algunos de los personajes. Cuando describe sucesos del pasado no va mas allá, se extiende lo justo y necesario para no alejarse del nudo principal, por lo que es una historia mucho más agradable de leer, y entusiasma al lector, con un final certero y rotundo. No sé si llamarlo realismo mágico, pero los hechos mágicos y fantásticos que suceden en plena realidad, parecen naturales y no impuestos a la fuerza, la continuidad de la realidad no se ve afectada, no hay límites ni líneas definidas que muestren la separación. Lo cierto es que es uno de los libros que más me han gustado del escritor japonés y por lo mismo anoté muchas frases que me encantaron. Se las dejo a continuación. 

ricardo-carrion

Mis ojos lo teñían todo de melancolía. Era como si todo estuviera marchitándose a marchas forzadas.

Al final, no debía de ser ternura lo que ella me pedía. Ahora, cada vez que lo pienso, me siento raro. Me entristezco como si de pronto hubiera tocado un muro invisible suspendido en el aire.

Las cosas que uno realmente quiere contar siempre son difíciles de expresar.

Es que tú eres de esos. 
–¿De esos?
–Tienes algo especial. Como cuando a un reloj de arena se le acaba la arena. Siempre viene alguien como tú a darle la vuelta.

Todavía te quiero. Pero no creo que ese sea el problema. Ya lo sabes.

Como dijo alguien una vez: con esfuerzo, todo se sabe en esta vida.

Si tuviera un hijo como yo no sabría qué hacer con él.

Podría decirse que deambulamos sin rumbo fijo por el gran continente de la casualidad.

Lo único que siempre es gratis es la luz del sol.

Lo que quiero decir es que no sé si es correcto o no crear vida humana. Los niños crecen, las generaciones se reemplazan. ¿Y qué ocurre? Que se cortan más montañas y se entierran más franjas de mar. Se inventan coches cada vez más rápidos y más gatos mueren atropellados. Al fin y al cabo, ¿no se reduce a esto?

La canción se terminó. Pero la melodía todavía suena.

La gente empieza a envejecer por una zona pequeña, realmente pequeña. Y poco a poco esa zona se va extendiendo por todo el cuerpo, como una mancha indeleble.

Cuando nos conocimos tuve la impresión de que necesitaba su irrealidad para superar la mía. Por eso me enamoré de él.

Hablar con sinceridad y decir la verdad son, sin embargo, cuestiones distintas. La relación entre sinceridad y verdad se parece a la de la proa y el timón de una embarcación. Primero surge la sinceridad, y luego, la verdad. Ese lapsus temporal está en proporción directa al tamaño de la embarcación. Es difícil que surja la verdad de cosas inmensas.

En que a todos, en esta vida, nos dan órdenes, nos amenazan y se meten con nosotros, en mayor o menor medida.

Todo el mundo tiene una o dos cosas que no querría perder.

Tenía la sensación de que, si yo fuese un niño, no me gustaría ser hijo de un padre como yo.

Quizá suene raro pero no consigo hacerme la idea de que el ahora es el ahora. Ni siquiera me parece evidente que sea yo. O que este lugar sea este lugar. Siempre me pasa lo mismo. Al final, todo acaba asociándose, pero ocurre mucho más tarde.

Casi todo lo que crees saber de mí no son más que meros recuerdos.

Todo lo que sé ahora sobre ella no son más que meros recuerdos

¿Eres capaz de imaginarte una situación en la que te han arrancado de cuajo la posibilidad de expresarte y todo lo que te queda es reflexionar?

Que la vida de verdad es andar dando vueltas detrás de algo.

La música envejece mejor que las ideas.

Estaba triste porque la extrañaba, pero tenía la impresión de que el hecho de poder sentir esa tristeza me proporcionaba cierto consuelo. La soledad no era un mal sentimiento.

Era imposible extraer una conclusión racional de una situación irracional.

Es curioso contemplar tu vida como si fuera una vida ajena. El propio hecho de que alguien así esté vivo te resulta inexplicable.   

Al final no hay nada que no se pierda. Incluso nosotros mismos.

Ya había perdido todo lo que podía perder.

Recolecté pedazos de mi vida en medio de la sombra y el silencio. No conseguí juntar gran cosa, pero, al fin y al cabo, aquello era mi vida. Y, lentamente, estaba volviendo a ser yo mismo.

No quiero cerrar mi corazón. Pero es que no consigo entender qué me pasa.

Me sentí como si durante mucho tiempo hubiese vivido la vida de otro.

Quizá suene raro pero no consigo hacerme la idea de que el ahora es el ahora. Ni siquiera me parece evidente que sea yo.

Siento que tú siempre comprendes lo que yo no sé explicar.

Es natural ser incapaz de explicarles a los demás lo que uno no consigue explicarse a sí mismo.

Resulta extraño que alguien solo pueda reafirmar su existencia mediante las manecillas de un reloj. 

Podría decirse que deambulamos sin rumbo fijo por el gran continente de la casualidad. Del del mismo modo que las semillas aladas de ciertas plantas son transportadas por una caprichosa ráfaga de viento. No obstante, también podría decirse que la casualidad nunca ha existido. Lo que ha ocurrido, ha ocurrido de manera inequívoca, y lo que todavía no ha ocurrido, no ha ocurrido de manera inequívoca. Es decir, que somos seres efímeros atrapados entre el todo a nuestras espaldas y la nada ante nuestros ojos, y ahí no hay lugar a casualidades o probabilidades.

Todos intentan huir del tedio, pero yo procuro sumergirme en él, como si fuera a contracorriente en hora punta.

No sabía por qué me trataba de un modo diferente a los demás. Porque estaba claro que, comparado con los otros, yo no era superior ni especial. 

-Creo que deberíamos hacernos amigos. Si a ti te parece bien, claro. 
-Claro que sí -contesté. 
-Pero amigos muy pero que muy íntimos -dijo ella. 
Yo asentí. 

Yo ya no podía ofrecerle nada. Ella lo intuía y yo lo sabía por experiencia. No había ninguna esperanza. 

Algo se rompió. Fue algo casi imperceptible, pero irreparable. Nos hallábamos en un callejón sin salida, sereno y largo. Ese fue nuestro fin.

Tenía la impresión de que el mundo se movía y de que yo era el único que se había quedado plantado en el mismo sitio.

-He perdido muchas cosas. 
-Mentira. ¿No te das cuenta de que acabas de empezar a vivir?

Este libro pertenece a la serie de La Rata o el Rata, viene a ser el tercer libro de la serie. Si quieres saber en qué orden se debe leer no te pierdas la entrada donde lo explico:

¿En qué orden leer a Haruki Murakami?

Entradas relacionadas que te pueden interesar:

Reseña Tokio Blues
Reseña Crónica del pájaro que da cuerda al mundo
Reseña Baila, baila, baila
Frases Tokio Blues

Ricardo Carrión
Administrador del blog

miércoles, 13 de junio de 2018

¿En qué orden leer a Haruki Murakami?

¿Con qué libro iniciar con Haruki Murakami?

libros-haruki-murakami


Desde hace algunos meses me ha dedicado a leer de forma frecuente a este conocido autor japonés, por lo mismo, me he topado con ciertas conexiones en sus libros. Y poco a poco he vislumbrado un cierto orden de lectura en algunos de ellos. Nosotros, como lectores, tenemos la costumbre de preguntar por cuál libro iniciar cuando se trata de un nuevo autor. Y sobre todo, si este autor es tan conocido como Murakami, se tiende a preguntar hasta tener una certeza absoluta. 
Bien, yo tuve la suerte de iniciar por el libro correcto, y en el camino me perdí y leí otros en desorden, los cierto es que la experiencia no fue mala, pero hubiese sido mucho mejor haber conocido el orden correcto desde un comienzo. Así que, esta guía que les dejo a continuación es para todos aquellos que quieran leer a Murakami y partir con un cierto orden adecuado. Sus libros son demasiados y la mayoría independientes entre sí, aunque guardan algunas conexiones, muchas diría yo. Ya que a medida que se lee, uno empieza a vislumbrar que todos están conectados de alguna forma misteriosa y que un mundo complejo empieza a vislumbrarse a través de cada una de sus novelas. Aunque el autor no lo ha reconocido, muchos de sus fans, me incluyo entre ellos, creemos que existe un Worldbuilding murakamiano, y que en el algún momento todas sus novelas se unirán para sorprendernos. 

Dejando de lado lo anterior, sí hay novelas que tienen una continuación lógica, son algo así como una serie, en donde algunos personajes se van repitiendo, y el hecho de conocerlos desde un principio ayuda mucho en la experiencia lectora de los siguientes, se entiende mejor el argumento. Así que he planeado esta guía para mostrarles esos libros que Murakami ha reconocido son una trilogía, aunque algunos hablan de un tetralogía, denominada "La Rata". 

Pero para iniciar con el autor, necesitamos un libro que se salga un poco de su estilo habitual, un libro en el que se pueda apreciar su prosa y sus ideas principales. Murakami escribe principalmente novelas surrealistas y oníricas, lo cual puede ser un choque bastante fuerte para un recién iniciado, por o cual, lo ideal sería partir por una novela poco común, pero a la vez famosa y entretenida. Algo que te de a conocer poco a poco al autor. Uno de sus experimentos más exitosos, fue intentar escribir una novela cien por ciento realista. Así nació Tokio Blues, que se convirtió en un bestseller. Y es la novela con la que yo recomiendo partir con el autor. 


Libro para iniciar con Murakami

Tokio Blues (1987)

384 Páginas


libro-murakami

Lo cierto es que Tokio Blues no es una obra que tenga todos los típicos elementos que acostumbra a utilizar Murakami, como les decía anteriormente, es una experimento que le resultó muy bien. Es una novela realista, pero con la prosa y los temas que los caracterizan, dejando de lado el elemento surrealista. Si no te gusta este libro, lo más probable es que no te guste el resto de sus novelas. 

La historia es muy simple: Toru Watanabe tiene 37 años y al escuchar una canción en un avión, comienza a rememorar el pasado. Remontándose a los días en que iba a la escuela y luego a la universidad a finales de los años sesenta. Nos relata sus experiencias con el amor, la amistad y la muerte. Es básicamente el camino de un joven japonés hacia la madurez, con toda la implicancia que tiene la influencia externa del ambiente sobre su ser interior. 

La novela tiene muchos guiños a grandes obras de la literatura, como también a inolvidables éxitos musicales. La música y la literatura se funden para darle ritmo a la novela, en un compás adictivo difícil de dejar, ya que el gran protagonista de esta obra es esa prosa melódica de Murakami. 

Como se trata de una novela de cotidianidad y recuerdos, la atención del lector es difícil de mantener si las experiencias del protagonista no son lo bastante llamativas. Es por eso que cada personaje con que se encuentra Watanabe, toda persona con la que termina relacionándose, representa algún problema típico de la sociedad japonesa de aquellos años, los cuales aún se mantienen vigentes, por lo cual resulta una lectura transversal en el tiempo.

Libros para continuar con Murakami
"Trilogía de la Rata"
"Serie el Rata"

Escucha la Canción del Viento (1979) (Rata #1)
Pinball 1973 (1980) (Rata #2)

libro-murakami
Murakami no quería que tradujeran sus dos primeras novelas, las cuales eran muy cortas y no tenían lo que él consideraba el nivel adecuado. Pero el tiempo pasó y las terminaron traduciendo al español, ya que los fans se lo pidieron y, además, son el inicio de una serie importante dentro del universo murakamiano. Al ser novelas cortas y partes de una misma serie, se publicaron juntas en español, lo que hace mucho más cómoda su lectura. En este compendio, Murakami explica sus razones de convertirse en escritor y el origen de ambas novelas. En ellas se encuentran los elementos clásicos de Murakami, y se puede ver que desde sus inicios, ya marcaba una diferencia con sus gatos, suicidios, bares, jazz, pop, romances inconclusos, y obsesión por ciertos objetos como las máquinas de flippers. En estas novelas conoceremos al Rata, un personaje clave para el resto de la serie.  

La caza del carnero salvaje (1982) (Rata #3)
384 páginas

libro-murakami

En esta novela se retoman algunos personajes de las dos novelas anteriores, los cuales se vuelven clave a la hora de resolver el nudo principal de la historia. Por medio de este libro se puede ingresar poco a poco al surrealismo de Murakami. Se empieza a vislumbrar la obsesión del autor por la duplicidad del mundo; por sus dimensiones paralelas. Y aparece un ser ícono de la literatura del japonés: El hombre carnero. Solo Murakami podría imaginar un ser así. El hombre carnero viene a ser el nexo entre dimensiones, es el personaje que abre definitivamente la puerta al surrealismo. 
La novela es muy sensorial, realmente puedes palpar la tristeza del protagonista, que sufre una crisis existencial luego del fracaso de su matrimonio. Y cuando parece que entiendes perfectamente de qué va la historia, Murakami inserta esos elementos a los que nadie le da mucha importancia, pero en los que él ve un mundo complejo, como las orejas de una mujer. Desde allí la trama se torna de tipo detectivesco, en donde la búsqueda del carnero salvaje se vuelve una prioridad, pero en algún momento esa prioridad cambia y la realidad da paso a la magia. La realidad e irrealidad se mezclan de forma natural y conviven sin delimitaciones. Es una de las mejores novelas del japonés, donde evita extenderse demasiado y va al punto. 

Baila, baila, baila. (1988) (Rata #4)

libro-murakami

A pesar de que la trilogía de la Rata se consideraba finalizada con La caza del carnero salvaje, apareció años después Baila, baila, baila, para retomar algunas localidades y personajes que aparecieron en La caza del carnero salvaje y darle un nuevo giro a la serie. Es una novela extensa que inicia con una profunda crisis existencial por parte del protagonista, que no aburre por la habilidad de Murakami de relatar, pero que no aguantaría toda la novela sosteniendo la tensión narrativa. Entonces, para oxigenar el argumento, aparece una interesante trama policial, en donde un asesinato que se relaciona con el protagonista cambia el ritmo melancólico y le da un respiro. Pero esa trama policial, suma y aporta interesantes elementos al hilo existencialista; elementos que terminan siendo vitales para la resolución del argumento principal.


Esta historia se acerca más al estilo definitivo de Murakami, por ejemplo, hace demasiadas descripciones sobre comidas o lugares, algo muy propio de su escritura, ya que con ello marca la cotidianidad, el día a día de las personas, y así el tiempo que transcurre para el personaje, es el mismo que siente el lector. A veces eso puede resultar un poco pesado en algunos pasajes de esta novela, pero no es algo que desaliente la lectura.  

El surrealismo es otro rasgo de su estilo literario. Juega mucho con la duplicidad de la realidad, con un mundo paralelo, no habla de múltiples dimensiones, sino de dos. Y es ahí, donde nos obliga a imaginar, a romper esquemas y por medio del hombre carnero, que vuelve aparecer en esta historia, nos demuestra que no existimos solo en un plano de la realidad. 

El iniciar por Tokio Blues y luego la Serie de La Rata, prepara al lector desde menos a más, es decir, desde el estilo realista hasta el complejo estilo surrealista de Murakami. Leer paso a paso cada novela te lleva desde la simpleza hasta la complejidad, ya que Baila, baila, baila, se puede decir, es el libro que representa por excelencia la totalidad del autor japonés.

Nota importante: Los libros que propongo para iniciarse con Murakami son para dar los primeros pasos. Sus siguientes obras ya pueden leerse según el gusto del lector.  Considero que, luego de leer los primeros cinco libros que recomiendo, el lector ya sabrá si le gusta el autor o si no. Conocerá sus principales tópicos y podrá decidir por cualquiera del resto de sus obras, que van desde libros tan extensos como 1Q84 a muy cortos como After Dark.

Libros Optativos


Si por alguna razón no pueden iniciar con Tokio Blues, otra alternativa para iniciar con Murakami es Los años de peregrinación del chico sin color. Es una historia corta y bien rápida de leer para adentrarse en la prosa del japonés. No es su obra más destacada ni su mejor historia, tampoco pertenece a una serie, pero sirve para introducirse en su mundo. 

libro-murakami

Una de sus obras más destacadas es Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Es un libro independiente que no pertenece a ninguna serie. Lo recomiendo luego de haber leído la serie de la Rata. Ya que para iniciar directamente con él puede ser un poco chocante por lo extenso y la complejidad de su mundo onírico. Aunque he visto a personas iniciar con este libro y no les ha ido nada mal, pero al no estar acostumbrados a los aspectos típicos de la escritura de Murakami, pueden quedar descolocados a medida que la historia avanza. 

libro-murakami


En esta obra monumental de 903 páginas, utiliza un protagonista central bastante desabrido, no quiero decir que esto sea malo, estoy dando a entender que el eje de la novela, la pieza central es un personaje vacío existencialmente y, además, aburrido. ¿Cómo se sostiene una novela en un personaje así? Pues con la magia de Murakami. Parece que Tooru Okada se dejase llevar por la primera brisa que lo golpea, como si se encontrara flotando en un bote en medio de la soledad del océano y de pronto una brisa caprichosa lo llevara en cualquier dirección, sin rumbo. Así es su vida. Trabajaba en un bufete de abogados donde era mensajero, empleo que deja luego de casarse con Kumiko. Ella es una redactora en una revista nutricional y gana suficiente dinero para los dos, entonces, Tooru decide dejar su trabajo, el cual detestaba, y se ocupa de las tareas domésticas en la pequeña casa que arriendan a un módico precio, ya que su tío es el propietario.

Bien, parece un vida normal y bastante cómoda para el poco ambicioso Tooru. Si no le pasa algo nuevo, él no hará nada para que suceda, solo se dedica a existir. De hecho, todos los días, mientras realiza su rutina, llega un misterioso pájaro al árbol del jardín y emite un curioso trinar: ric-ric. Lo que le hace pensar, que cada día, la pequeña ave le da cuerda a su monótono mundo.

Enlaces que te pueden interesar:

Ricardo Carrión
Administrador del blog

domingo, 10 de junio de 2018

Brillarás - Reseña Nº 222

Brillarás

elige-un-libro
Anna K. Franco
V&R Editoras
336 páginas
Literatura Juvenil

Valery con catorce años, se siente opacada y disminuida frente a la perfección de su hermana mayor Hilary, de dieciséis años. Incluso sus padres están maravillados con el brillo natural de su hermana. Debido a esto, Valery siente que no puede brillar por sí misma, que no tiene la capacidad de seguir el camino de su hermana; nadie la toma en cuenta por ser un desastre. 

Hasta que un día, cuando Hilary ya ha cumplido los diecisiete años, se enferma de manera terminal y su vida, junto con su brillo, se van apagando lentamente hasta morir. Ahora la pequeña Valery pasa a ser la hija única de una familia destruida por el dolor. La muerte de su hermana fue un acontecimiento demasiado duro para sus padres, y la larga agonía que ésta tuvo, los fue destruyendo poco a poco, día tras día. 

Ahora Valery cuenta con dieciséis años, no sabe qué hacer con su vida, su hermana no está y se sigue sintiendo igual de sola y dejada de lado. Antes, todos se interesaban por Hilary, y ahora, todos están demasiado encerrados en su propio dolor como para prestarle atención. En ese momento de perdición, encuentra por casualidad una lista que su hermana dejó antes de morir. En ella anota diez cosas que quería hacer antes de morir. Entonces, Valery decide ir cumpliendo poco a poco los puntos de la lista de Hilary. Pero esa decisión de encauzar su vida en esa lista, termina sacándola de la estaticidad y monotonía de su vida. Y la lleva a un camino nuevo, en donde aprenderá más de sí misma, redescubriéndose y valorando su esencia. 

Como ven es una trama muy simple, con un eje central definido. Una chica adolescente se dedica a cumplir los deseos que dejó su hermana muerta en una lista. Con esa idea, la autora estructura la novela, el cumplimiento de los deseos, marca el ritmo y el avance de la historia. 

Esto es lo que me gusta de las novelas juveniles. Tienen una estructura muy directa y definida. Claridad absoluta para encauzar la historia. Y luego, a partir de ese eje la enriquecen. Brillarás es una novela que sigue este esquema, pero lo complementa con la temática y la profundidad de los personajes. Porque es una novela de personajes. A medida que avanza la narración, no solo vas conociendo a Valery, sino que también a su familia. Se va profundizando en su padre, en su madre y en su abuela. La autora baraja muy bien la entrega de información de cada personaje, lo hace a través de los diálogos y de las acciones de ellos, entrega la información por capas, y el cuadro completo de cada uno, no lo conocemos hasta el final del libro, ni antes ni después, sino que precisamente al final.

Lo mismo sucede con Luke, el chico del cual se enamorará la protagonista. Al principio tiene una personalidad incierta, y luego poco a poco, la autora la va definiendo y el lector lo conoce al mismo tiempo que Valery, lo que logra generar esa conexión entre lector y personaje, ya que ambos aunan fuerzas para una misma causa, entender al que está enfrente y al entorno. 

Ahora bien, es una novela dirigida principalmente al público juvenil, por lo tanto, debe ser entretenida y con transiciones rápidas. Debido a esto, el ir cumpliendo deseos de una lista que, en algunos casos resultan un poco estrafalarios y en otros muy simples, le entregan contraste y la posibilidad de ir poniendo a la protagonista en situaciones variadas para que su vida cambie constantemente, y no solo eso, sino que al salir de su entorno tradicional. Al atreverse a hacer otras cosas, no solo conocerá a más personas, sino que también enfrentará peligros e incómodas situaciones. Es un historia muy cinematográfica, a veces suceden cosas bastante extraordinarias y dramáticas, pero eso precisamente la convierte en una novela ágil y amena de leer, porque no se queda desarrollando mucho una situación, sino que esta inmediatamente cambia, incluso dando giros en 180 grados.

Como decía, la lista de deseos le da estructura, pero también pone en movimiento a la protagonista, le da ese empujón inicial que tanto necesita. Pero llega un momento en que cumplir los deseos de su hermana empieza a pasar a un segundo plano, y los deseos propios de Valery comienzan a florecer, no sucede de forma brusca, sino pausadamente, lo que demuestra el talento de la autora para hacer crecer a su personaje en un proceso de florecimiento continuo durante toda la historia, desde dentro hacia afuera.

Y el amor se toma la historia, en todas sus formas, desde el juvenil amor que vive Valery, hasta el amor adulto de sus padres, pasando por el amor por la familia. Con mucha sutileza, la autora a través de la vida de Valery, nos muestra un panorama de fondo en donde el amor en todas las edades, es puesto a prueba frente a las adversidades de la vida. Y donde también el perdón y la verdad tiene una influencia muy importante para darle sentido y encauzar esa emoción.

Al ser un libro que busca empatizar con los jóvenes, utiliza muchas situaciones clásicas de la literatura juvenil, como el chico rudo que finalmente es sensible por dentro, la chica insegura y acomplejada que no sabe a dónde va su vida, los padres prejuicios y autoritarios y la eterna diferencia de clases: acomodados y pobres. A pesar de ser elementos reiterativos en novelas de este tipo, funcionan muy bien, porque muchos jóvenes se sentirán identificados. Todos están en una edad de transición entre juventud y adultez, en donde deben enfrentar su primer amor serio, las relaciones sexuales, la entrada a la universidad, el encuentro con el mundo de las drogas y el alcohol. Todo esos elementos están en esta historia y aportan al desarrollo del argumento, el cual se basa en el camino hacia la madurez.

En general, es una novela preciosa y muy emotiva que deja lecciones muy necesarias para los jóvenes, en donde remarca la importancia de quererse a uno mismo, de valorar nuestro cuerpo, nuestras habilidades y que no debemos intentar ser como los demás, sino ser nosotros mismos. Y que la vida no es un cúmulo de colores definidos, no es blanca ni negra, sino de una gama de grises. Los seres humanos somos imperfectos por naturaleza y debemos aprender a vivir con ello, con nuestros errores, nuestros dolores y tristezas.

Mis frases favoritas del libro


brillaras


"Cuando alguien muere, la gente parece amarlo más que nunca, todo lo malo que hizo, los errores que cometió, las injusticias que perpetró, todo eso se olvida. Después de que morimos, todos somos buenas personas y los vivos fingen estar compungidos". Pág 14.

"Los funerales son una cosa estúpida. No entiendo para qué querrías llorar con alguien que no estuvo para sostener tu mano cuando tu sostenías la de tu hija enferma". Págs. 15-16.

"Las lágrimas son arte. Indican tanto tristeza como felicidad y caen de una manera sublime. Salen de los ojos, es decir, de adentro, y caen por la cara hasta derramarse en cualquier parte. Un pañuelo, los dedos, la piel de otra persona. Las lágrimas aprisionan y liberan, pero por sobre todas las cosas, son lo más autentico de nosotros mismos". Pág. 19.

"Los muertos se llevan adentro, no sirven como máscaras sociales". Pág.19.

"Estaba asistiendo a lo mas triste de la existencia de una persona: la comprensión de que la vida nunca es suficientemente larga para hacer todo lo que queremos". Pág. 23.

"¿Qué es la vida sino una aventura?" Pág. 32.

"Por un rato me había alejado de la tristeza y necesitaba más de eso". Pág. 39.

"En cuanto un destello de paz aparecía, todo se transformaba en tormenta de nuevo". Pág. 46.

"No importa en qué deposites tu fe: lo que creas que debe pasar pasará". Pág. 63.

"Ensayo y error. Así podría resumirse nuestra conversación: un grano de confianza diez de confusión". Pág. 78.

"Cuando alguien cercano se va, tu manera de ver el mundo cambia de forma radical". Pág. 86.

"Creo que me hice adicto a tus palabras. Cada vez que hablas lástimas, y me gusta tu veneno". Pág. 93.

"Tienes que saber que hoy conociste mis luces. Ojalá no te asustes cuando conozcas mis sombras". Pág. 104.

"Por eso brillarás, aun cuando tus palabras sean espinas, porque eres el único camino, fuera de la oscuridad. La única esperanza en el valle de la muerte. En mi corazón de piedra". Pág. 151.

"En un momento descubrimos de que nuestros padres no son héroes, sino seres humanos llenos de defectos y tendientes a cometer errores, como nosotros". Pág. 168.

"Solo alguien que había conocido la banalidad del lujo, podía elegir lo inmaterial y sentirse tan seguro con su indecisión". Pág. 196.

"Creo que los dos nos perdimos uno al otro". Pág. 258.

"No necesitaba a nadie para ser yo misma. No hacía falta ser perfecta: solo disfrutar la vida". Pág. 259.

"Es una porquería vivir en un mundo donde, si una chica va sola, puedes molestarla, pero si va con un chico con pinta de matón, miras para otro lado." Pág. 266.

"Cuando te pedí ayuda no me refería a nada concreto. Solo con verte hubo destellos de luz. Eso era todo lo que necesitaba". Pág. 270.

"A veces el camino hacia la madurez es incomprensible. Solo el tiempo le daría sentido". Pág. 315.

"Tenemos asuntos internos que resolver antes de brindarnos por completo al otro". Pág. 316.

"Las cosas no siempre eran blancas o negras... existían los grises. Existían razones que llevaban a las personas a actuar de una determinada manera, y esas razones no podían ignorarse". Pág. 321.


Muchas gracias a V&R Editoras y a Zig-Zag editorial por el envío del ejemplar.

Ricardo Carrión
Administrador del blog






martes, 5 de junio de 2018

Baila, baila, baila - Reseña Nº 221

Baila, baila, baila (1988)

Haruki Murakami
TusQuets
464 páginas

Reseña: Tokio Blues

Esta es la segunda novela que leí de Murakami. Luego del asombroso comienzo que tuve leyendo Tokio blues, aproveché ese empujón inicial y me lancé con la primera novela de él que encontré disponible en la biblioteca. Sin hacer averiguaciones ni indagaciones, me sumergí de lleno en esta danza de vida. Lamentablemente, luego de que había avanzado bastante en la historia, me enteré de que la entendería mucho mejor si con anterioridad hubiese leído La caza del carnero salvaje. Por lo tanto, abordaré la reseña de este libro, desde la perspectiva de una novela individual y no como parte del universo murakamiano. 

El protagonista, un hombre de treinta y cuatro años, con un matrimonio fracasado, abandonado por su mujer, vive solo y frecuenta mujeres de forma aleatoria, las cuales generalmente tienen pareja o están casadas. A él no le importa, de alguna forma no le interesa. Esas parejas ocasionales terminan notando esa falta de interés que emana de él, como si viviera en otro mundo; en la luna. Así se nos presenta inicialmente este redactor freelance que no tiene mayores necesidades, no tiene problemas económicos, no es que le sobre el dinero, pero con lo que ha trabajado le alcanza para vivir sin trabajar ciertos períodos de tiempos. 

Una vez que se le terminan los ahorros, no tiene problemas en volver a buscar nuevos trabajos, ya que por su eficiencia siempre lo contratan. Y así vive, en una especie de automatismo. Pero nada puede durar para siempre y los recuerdos de una mujer de su pasado lo envuelven. De alguna forma mira hacia atrás y se da cuenta del vacío de su existencia. Los recuerdos de aquella chica misteriosa, se relacionan directamente con la ciudad de Sapporo y un destartalado Hotel llamado Delfín, en el cual se alojó en el pasado. 

La soledad y la falta de objetivos con que vive, lo empiezan a sumir en una especie de sopor: siente que desaparece de este mundo. De una manera desesperada, intenta buscar una solución rastreando a aquella mujer que lo perturba: la misteriosa Kiki, con la cual pasó una noche en el Hotel Delfín. Nuevamente deja su trabajo y decide volver a Sapporo. Pero donde estaba el viejo hotel, hay uno completamente nuevo y moderno, mientras que el viejo hotel y su dueño han desaparecido. Lo único que se mantiene inalterable es el nombre del Hotel. Allí sufre una especie de reinicio, se encuentra con una especie de realidad paralela y un extraño ser de otro mundo que le da un consejo vital para que vuelva a encauzar su vida: Bailar sin parar. Dejar de pensar y dejarse llevar por la música que sólo él puede escuchar. 

"Allá vamos. No perderé el paso. Tengo que bailar y dejarlos a todos deslumbrados. Los pasos: ésa es la única realidad. Ya están establecidos. No hace falta pensar. Están grabados con fuego en mi mente. Baila. Baila lo mejor que puedas".

En el hotel conoce a un guapa recepcionista de la cual queda profundamente prendado, además, una pequeña niña de trece años se cruza en su vida de una manera muy emotiva y profunda. El protagonista decide entonces, hacer caso al misterioso ser que parece querer ayudarlo e intenta no pensar y actúa según su instinto, decide danzar, seguir los pasos de su interior y se encauza en un recorrido que parece no tener sentido, pero él le sigue el ritmo, sin perder los pasos, danza, baila sin detenerse, y mientras lo hace, va pasando por diversas experiencias: inicia una amistad con la niña de trece años, conoce profundamente a un famoso actor, se ve involucrado en la investigación de un asesinato y conoce a extraños personajes como al escritor Hiraku Makimura, un autor de Bestsellers, que parece ser un alter ego del propio Murakami. 

"He ido perdiendo cosas. Sigo perdiendo. Siempre acabo solo. Siempre es así".

Es una novela extensa que inicia con un profundo sentido de cuestionamiento existencial, que no aburre por la habilidad de Murakami de relatar, pero que no aguantaría toda la novela para mantener la tensión narrativa. Entonces, para oxigenar el argumento, aparece una interesante trama policial, en donde un asesinato que se relaciona con el protagonista cambia el ritmo melancólico y le da un respiro. Pero esa trama policial, suma y aporta interesantes elementos al hilo existencialista; elementos que terminan siendo vitales para la resolución del argumento principal. 


"El tiempo soluciona la mayor parte de las cosas. Lo que no pueda solucionar el tiempo, lo solucionarás tú".

Murakami tiene un estilo como escritor muy marcado, en donde hace demasiadas descripciones sobre comidas o lugares. Es algo muy propio de su escritura, ya que con ello marca la cotidianidad, el día a día de las personas, y así el tiempo que transcurre para el personaje, es el mismo que siente el lector. A veces eso puede resultar un poco pesado en algunos pasajes de esta novela, pero no es algo que desaliente la lectura. 

El surrealismo es otro rasgo de su estilo literario, juega mucho con la duplicidad de la realidad, con un mundo paralelo, no habla de múltiples dimensiones, sino de dos. Y es ahí, donde nos obliga a imaginar, a romper esquemas y por medio del hombre carnero, nos demuestra que no existimos solo en un plano de la realidad. 

Me gustó mucho este libro, tanto así que en estos momentos estoy leyendo La caza del carnero salvaje, porque quiero saber más del misterioso hombre carnero. Aprovecho de dejarles las frases que más me gustaron de este libro. 

Frases de Baila, Baila, Baila


¿Qué demonios sé yo de mí mismo? ¿Acaso el yo que percibo a través de mis sentidos es el yo real? ¿No será la imagen de mí mismo una versión desfigurada por pura conveniencia?


Todos vivíamos en un mundo imaginario donde respirábamos aire imaginario.


Todo empieza siempre con alguien contando algo de sí mismo.


Tengo la sensación de que respiras un aire completamente diferente del que yo respiro.


Me entristeció que se hubiera marchado, pero era una tristeza que había experimentado en otras ocasiones. Y también sabía que podía vencerla fácilmente.


Dentro de poco me encontraré en alguna parte con otra mujer. Nos atraeremos de forma natural, como dos astros errantes. Entonces volveremos a esperar en balde un milagro, perderemos el tiempo, desgastaremos nuestros corazones y nos despediremos. ¿Hasta cuándo iba a seguir así?


Una vez muerto ya no iba a perder nada más. Tal vez eso sea lo bueno de morirse.


A veces, cualquier tontería me toca las fibras más sensibles del corazón.


Vivimos en una sociedad altamente capitalista donde el derroche es la mayor de las virtudes.


Me gustaba. Me gustaba estar con ella. Cuando estábamos juntos siempre pasaba un rato ameno. Incluso me volvía afectuoso. Pero, a fin de cuentas, no la deseaba ni la necesitaba.


Lo que quiero decir es que el dolor se vuelve crónico. Engullido por la vida diaria, uno deja de saber cuáles son las heridas. Pero están ahí.


Como ya tengo treinta y cuatro años, no me enamoro con tanta facilidad. No tengo ganas de ser más infeliz todavía.


Suena terrible, pero es así. Ella no es como tú o como yo. Para ella la soledad es algo de lo que cualquiera puede librarla. Basta con que alguien lo haga y punto.


Cuando uno se enamora, no se guía por la razón. A veces uno no elige.


A veces me entran unas ganas enormes de oír tu voz.


Para bien o para mal, estaba demasiado acostumbrado a vivir solo.


Cuando estoy contigo, a veces vuelvo a sentir esa emoción. Entonces me parece oír el ruido de la lluvia, oler el aroma del viento hace mucho, mucho tiempo. Están otra vez aquí, como si los hubiera recuperado. Es maravilloso.


La mediocridad es como una mancha en una chaqueta blanca; una vez adherida, nadie puede quitarla.

Era natural que se alejara de mí y lo sabíamos desde un principio. Los dos lo sabíamos. Pero ambos esperábamos un pequeño milagro.

Si amas a alguien, el amor va cambiando. Se cuestiona, se agita, se desorienta, se hincha, desaparece, se niega, hiere.

Cuando uno llega a cierto agotamiento mental, lo mejor es meterse en una obra de Faulkner o de Philip K. Dick.

Ricardo Carrión
Administrador del blog

domingo, 3 de junio de 2018

Tres balas en la pampa - Reseña Nº 220

Tres balas en la pampa

novela-western
Hugo Riquelme Becerra
Daniel Leal Arancibia
Michael Rivera Marin 
Áurea Ediciones
Sello Tricéfalo
279 páginas

Chile, tierra de contrastes. Así como en el sur del país abundan los bosques, lagos y hielos eternos, en el norte, el desierto de Atacama se extiende dominando el paisaje. Y desde épocas tan remotas como finales del siglo XIX ha sido un pasivo espectador de la lucha de los chilenos contra las inclemencias de la naturaleza. Es que el desierto más árido del mundo no perdona a nadie y menos a los que intentan saquear sus riquezas, solo personas duras podían vivir y trabajar en dichos parajes. La industria del salitre floreció gracias a estos seres curtidos por el caliche. 

Las compañías salitreras formaban verdaderos pueblos en donde los trabajadores tenían que vivir. Lugares en que también se podían divertir y al mismo tiempo gastar su reducido sueldo. Pero las diversiones solo se basaban en tabernas y burdeles, y las viviendas eran de precaria subsistencia. Aún así, el obrero trabajaba, a pesar del abuso de la empresa. 

Y así, en medio del desierto, se levantaba la compañía salitrera de Santa Fe, cuya ciudad más cercana era Antofagasta. Allí, en medio de la nada del norte grande de Chile, se repetía el escenario de los pequeños pueblos del lejano oeste norteamericano. La pampa chilena contaba con los típicos bandoleros y mercenarios, hábiles y codiciosos forajidos de sombrero y revolver, y con una poderosa y sabia etnia ancestral: los Atacameños. 

"Vivir dependía de aquellos escasos segundos que transcurrían entre, desenfundar el revólver, apuntar al enemigo y apretar el gatillo". Pág 146. 

La historia inicia con mucha acción. Se dan a conocer cuatro forajidos, cuyos destinos se ven truncados por la mala fortuna y la traición. A través de caminos paralelos, se relatan las vidas de cada uno de ellos después de un fatal acontecimiento. La Rubia, El flaco, y el atacameño Felipe Coaquina, se pasean por la Pampa Salitrera, cada uno por su cuenta, en busca del sentido de la vida. Así, a través de sus actos, se da a conocer el ambiente del Chile de aquellos tiempos, desde Antofagasta a Santa Fe, hasta las ancestrales tierras de los Atacameños o Linkanantais. 

La historia tiene mucha acción, con enfrentamientos cuerpo a cuerpo y tiroteos al más puro estilo del oeste. Pero con un trasfondo social potente, dejando en evidencia los abusos de los dueños y ejecutivos de las salitreras, quienes forzaban a la gente a trabajar en condiciones infrahumanas, con sueldos precarios y extensas horas de trabajo. 

"...al menos la mitad de los obreros que estaban en la cantina desayunando no superaban los trece años de edad.
-La infancia es un concepto relativo en estas tierras. Acá la niñez termina cuando a la familia le empieza a dar más hambre". Pág. 190.

Como la narración se divide en las tres experiencias de los personajes principales. Por un lado se muestra la realidad de las clases adineradas y, en contraposición la de las más humildes y esforzadas, siempre en base a personajes secundarios que destacan por su construcción realista. Además, se da a conocer una muestra de la sabiduría del pueblo atacameño, conocedores de los espíritus del interior del desierto de Atacama. 

La narración lentamente va uniendo los caminos de cada personaje, hasta que al final se entrecruzan y generan la mejor escena de acción del libro. 

"Cuando se vive al margen de la ley, donde disparar es más rápido y efectivo que dialogar, la muerte está a tu lado en cada minuto y los compañeros vienen y van como las nubes". Pág. 52.

Uno de los puntos fuertes de esta historia, son los personajes. Así como hay protagonistas muy bien construidos, también hay antagonistas excelentes, malvados hasta la médula, traicioneros y embusteros, como el perro Tobías. Gracias a eso, la historia se enciende y enriquece gracias a sus características. La presencia de una mujer fuerte como protagonista le da el toque especial a la narración, porque ella presenta habilidades mucho más diversas que los hombres a la hora de conseguir lo que quiere. Es una mujer estratégica, inteligente, casi una artista, con muy buena puntería y nervios de acero. El choque entre antagonistas y protagonistas siempre es causante de las mejores escenas del libro. 

En general, es un libro muy entretenido que proyecta muy bien lugares que marcaron un hito en Chile, que en aquella época eran casi sin ley, en donde andar fuera por la noches era un verdadero peligro, al igual que merodear por el día en las afueras. Era literalmente una tierra de bandidos, de la que solo se habla a nivel histórico, mientras que las narraciones de ficción que pueden nacer de aquellos hechos han quedado relegadas. Gracias al cariño y al aprecio que sienten los autores chilenos de este texto por aquellos seres de ficción que quizá pudieron recorrer la pampa atacameña en aquellos tiempos, es que podemos disfrutar de este libro, porque se nota que hay cariño por lo que se escribe, que hay felicidad en el acto de escritura. Y eso los lectores lo podemos sentir. 

Muchas gracias a Áurea Ediciones por el envío del ejemplar

Ricardo Carrión
Administrador del blog