Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

viernes, 13 de abril de 2018

Tokio Blues: frases, citas, quotes.

Frases y fragmentos de Tokio blues

Frases de Haruki Murakami

Haruki Murakami
Tusquets Editores

Tokio blues fue uno de esos libros que me sorprendió, que me mantuvo pegado a sus páginas hasta que lo terminé. Además, encontré en él una gran cantidad de citas y fragmentos que me gustaron mucho. Tenía muchas anotadas y marcadas en el libro, así que decidí hacer una entrada recopilatoria para guardarlas y compartirlas con todo aquel que guste de este autor. Les dejo las citas a continuación:

La memoria es algo extraño. Mientras estuve allí, apenas presté atención al paisaje. No me pareció que tuviera nada de particular y jamás hubiera sospechado que, dieciocho años después, me acordaría de él hasta en sus mínimos detalles. A decir verdad, en aquella época, a mí me importaba muy poco el paisaje. Pensaba en mí, pensaba en la hermosa mujer que caminaba a mi lado, pensaba en ella y en mí, y luego volvía a pensar en mí. Estaba en una edad en la que, mirara lo que mirase, sintiera lo que sintiese, pensara lo que pensase, al final, como un bumerán, todo volvía al mismo punto de partida: yo. Además, estaba enamorado, y aquel amor me había conducido a una situación extremadamente complicada. No, no estaba en situación de admirar el paisaje que me rodeaba.


Tal vez mi corazón esté recubierto por una coraza y sea imposible atravesarla. Por eso no puedo querer a nadie. 


No era mi brazo lo que ella buscaba, sino el brazo de alguien. No era mi calor lo que ella necesitaba, sino el calor de alguien. Entonces sentía algo rayano en la culpabilidad por ser yo ese alguien. 


Es pensando en ti, por las mañanas, en la cama, como me decido darme cuerda y vivir un nuevo día. 


El conocimiento de la verdad no alivia la tristeza que sentimos al perder a un ser querido. Ni la verdad, ni la sinceridad, ni la fuerza, ni el cariño son capaces de curar esta tristeza. Lo único que puede hacerse es atravesar este dolor esperando aprender algo de él, aunque todo lo que uno haya aprendido no le sirva para nada la próxima vez que la tristeza lo visite de improviso.

Cuando uno está rodeado de tinieblas, la única alternativa es permanecer inmóvil hasta que sus ojos se acostumbren a la oscuridad. 

Leía mucho, lo que no quiere decir que leyera muchos libros. Más bien prefería releer las obras que me habían gustado... Así pues, no tenía este punto en común con los demás, y leía mis libros a solas y en silencio. Los releía y cerraba los ojos y me llenaban de su aroma. Sólo aspirando la fragancia de un libro, tocando sus páginas, me sentía feliz.

En una caja de galletas hay muchas clases distintas de galletas. Algunas te gustan y otras no. Al principio te comes las que te gustan, y al final sólo quedan las que no te gustan. Pues yo, cuando lo estoy pasando mal, siempre pienso: "Tengo que acabar con esto cuanto antes y ya vendrán tiempos mejores. Porque la vida es como una caja de galletas.

Yo no soy tan fuerte. A mi me importa que me entiendan. Hay personas a quienes quiero comprender y quiero que me comprendan. Hasta cierto punto, pienso que es inevitable que el resto de la gnete no lo haga. Ya me he hecho a la idea. Así que no me ocurre lo mismo que a Nagasawa, a quien no le importa que no le entiendan.

Las cosas fluyen hacia donde tienen que fluir, y por más que te esfuerces e intentes hacerlo lo mejor posible, cuando llega el momento de herir a alguien lo hieres. La vida es así.”

No creas que estoy enfadada contigo. Sólo estoy triste. Por que tú has sido muy amable conmigo, y, a cambio, no he sabido ayudarte. Tú siempre estás encerrado en tu propio mundo y, cuando llamo a la puerta, ¨toc, toc¨, te limitas a levantar la cabeza antes de volver a encerrarte.

En mi corazón, se habían acumulado demasiados recuerdos de ella. En cuanto encontraban una grieta, por pequeña que fuera, iban saliendo, uno tras otro, imparables. Fui incapaz de detener esa fuga. 


-Dime, ¿en qué eres bueno? 
-No soy bueno en nada. Pero sí hay cosas que me gusta hacer. 
-¿Cuáles? 
-Ir de excursión, nadar, leer. 
-Veo que te gusta la soledad.


No puedo decirte palabras bonitas prometiéndote o pidiéndote nada. Todavía nos conocemos poco. Pero, si me das tiempo, haré lo imposible para que podamos conocernos mejor.


Rompí con mi novio porque me gustas más que él. Yo hubiera querido enamorarme de un chico más guapo. Pero qué vamos a hacerle… Me he enamorado de ti.


En el corazón siempre queda lo que tiene que quedar.


Siempre que una parte de mí encuentra la palabra adecuada, la otra parte no puede alcanzarla.


No te compadezcas de ti mismo. Eso sólo lo hacen los mediocres.


Pero, a fin de cuentas, ¿quién puede decir lo que es mejor? No te reprimas por nadie y, cuando la felicidad llame a tu puerta, aprovecha la ocasión y sé feliz.


Pensé en la infinidad de cosas que había perdido en el curso de mi vida. Pensé en el tiempo perdido, en las personas que habían muerto, en las que me habían abandonado, en los sentimientos que jamás volverían.


Todos nosotros somos seres imperfectos que vivimos en un mundo imperfecto. Y no debemos vivir de una manera tan rígida, midiendo la longitud con una regla y los ángulos con un transportador como si la vida fuera un depósito bancario.


La muerte no se opone a la vida, la muerte está incluida en nuestra vida.


Las personas, al morirnos, dejamos atrás unos pequeños y extraños recuerdos.


Es muy reconfortante pensar en ti, yo todavía en la cama y bien tapado. Me da la sensación de que estás junto a mí durmiendo hecha un ovillo. Y pienso en lo maravilloso que sería que esto fuese cierto. 


A nadie le gusta la soledad. Pero no me interesa hacer amigos a cualquier precio. No estoy dispuesto a desilusionarme.


Por eso ahora estoy escribiendo. Soy de ese tipo de personas que no acaba de comprender las cosas hasta que las pone por escrito.

Y una vez que la tormenta termine, no sabrás cómo lo lograste, cómo sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro de si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa si es segura. Cuando salgas de esa tormenta no serás la misma persona que entró en ella. De eso se trata esta tormenta.

Ricardo Carrión
Administrador del blog

9 comentarios:

  1. Hola
    No he leído este libro, pero me suena su título... ¿podría ser peli también? No sé, me suena bastante.
    Las citas y frases elegidas son maravillosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Sí! Creo que hay una película pero no la he visto. Te recomiendo mucho esta libro, a mí me atrapó completamente. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hola! Haruki Murakami envuelve con su contenido, lo mencionó porque leí unos de sus libros titulado: 1Q84(libro 1 y 2).....

    Tremendas frases recopiladas, todo buenas. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Tengo muchísimas ganas de leer 1Q84!! Me lo han recomendado mucho. Espero hacerlo muy pronto! ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Totalmente recomendado por mi!! es buenisimo!

      Eliminar
    3. Entonces con mayor razón lo leeré pronto!! ¡Saludos!

      Eliminar
  4. ¡Hola!

    Muy buenas frases, aunque confieso que a mí el libro no me gustó tanto, me dejó algo fría lo cual es raro teniendo en cuenta los temas que trata xD

    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Sí, es bien raro Murakami, como que no profundiza mucho y se mantiene como en una superficie media, es extraño, es Murakami jaja. Pero me la pasé bien leyéndolo. ¡Saludos!

      Eliminar

¡Puedes ser el primero en comentar!