Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

miércoles, 2 de mayo de 2018

Reseña Nº 215: La cabeza de Elena

La cabeza de Elena


Claudio Aguilera
Karina Cocq

Editorial Zig-Zag
28 páginas
Libro álbum

La cabeza de Elena es un libro álbum, quiere decir que, tanto el texto como la imagen, tienen la misma importancia al momento de contar la historia. La imagen no está subyugada al texto, al contrario; imagen y texto son elementos interdependientes. En conjunto generan la experiencia de una narración visual. 
El autor Claudio Aguilera y la ilustradora Karina Cocq, ambos chilenos, logran que el texto y las imágenes se complementen de una manera tal que, los dos aporten a la construcción de la historia en la mente del lector. Cada uno tiene un papel importante, el texto de orientar, pero de forma breve y muy reducida, para dejar que las imágenes plasmen fragmentos de la historia en todo su esplendor. 





Las ilustraciones de Karina son las protagonistas de este libro. Están diseñadas de tal forma que, ocupan dos planas del libro, por lo que, para verlas íntegramente se debe abrir el libro en su totalidad. Hay una invitación clara a extender el libro con confianza, lo que aumenta la superficie visual, acaparando la atención del lector.

La forma del libro y sus dimensiones están pensadas para potenciar el poder visual de las ilustraciones, se amplía la sensación de paisaje, como si el lector abriera una ventana y admirara el exterior; en este caso, como si diera un vistazo a un nuevo mundo. 





La historia de Elena no es la típica de los libros de literatura infantil. Se coloca a la protagonista en una situación tal que, se despierta en ella sentimientos de nostalgia, desazón y contradicción. A través de las preciosas ilustraciones de Karina, se expresan muy bien las emociones que sufre cuando debe enfrentarse a un cambio en su vida; un cambio irreversible. Página a página somos testigos del proceso de aceptación, el cual no es inmediato y requiere su tiempo. El sentimiento de nostalgia se puede palpar, es una historia que te llena de emociones. 




Mientras Elena vive ese proceso interno, los adultos se preguntan:¿Dónde está la cabeza de Elena? ¿está en el presente, en los recuerdos, en el futuro? En el libro veremos dónde Elena tiene su cabeza, dónde tiene puestos sus pensamientos, sentimientos y emociones. Pero a la vez, se juega con esta pregunta, y se invita a buscar físicamente la cabeza de Elena, la que aparece de forma camuflada a lo largo del libro, transformándose en una lectura didáctica e interactiva. 

La historia esta llena de metáforas visuales. Ni el texto ni los dibujos nos cuentan de forma precisa lo que está sucediendo. Las imágenes representan una cronología de acciones presentes y pasadas, a veces muy concretas y otras abstractas, mientras el texto nos llena de interrogantes que nos hacen reflexionar. Sin necesidad de recurrir a elementos fantásticos, se cuenta una historia real por medio de la propia fantasía infantil, la cual resulta asombrosa en un mundo completamente cotidiano. 



La edición que nos presenta Editorial Zig-Zag, es en tapa dura y con un formato de 25 x 28,5 cm. Trae una encuadernación firme, con hojas de buen grosor, que pueden ser dadas vueltas por un niño sin peligro de romperse. Los colores de las ilustraciones son nítidos y el texto viene en su justa medida en lugares estratégicos de las páginas. Es un libro muy cómodo que da gusto hojearlo y vivir la historia que nos presenta. 

Muchas gracias a Editorial Zig-Zag por el envío del ejemplar

Ricardo Carrión
Administrador del blog