Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

domingo, 10 de enero de 2016

Reseña Nº44: Las manzanas

Las manzanas (1969)

"Los viejos pecados tienen largas sombras"

Elige-un-libro
Las manzanas
Agatha Christie (1890- 1976)
Editorial Molino (1980)
Colección Biblioteca de oro
253 Páginas
Novela Policial

La genial Agatha Christie nos presenta otro caso de asesinato protagonizado por uno de sus personajes más famosos: Hércules Poirot, pero nuestro modesto detective no está solo en esta ocasión, ya que se encuentra acompañado por Ariadne Oliver, otro personaje recurrente en las historias de Christie. Es una escritora de novelas policíacas, muy simpática, pero algo distraída, ella adora las manzanas, pero luego de vivir esta experiencia, su gusto por esta fruta decaerá.

"...en cada uno de los encuentro con la señora Oliver, casuales o premeditados, surgía casi de inmediato el tema de las manzanas. Cuando no estaba comiendo una manzana acababa de comérsela... O bien era portadora de una cesta de manzanas. Hoy, sin embargo, no había ninguna fruta de aquéllas a la vista..."

Ariadne Oliver es un personaje que me gusta mucho, es básicamente, la misma Christie que se introduce en la historia y acompaña al flamante Hércules Poirot. La señora Oliver comparte muchas similitudes con Christie, para dejar claro que es ella misma. Incluso la escritora ficticia se cuestiona  la exótica nacionalidad de su detective más famoso. Christie se parodia a sí misma.

"-Pero usted ha escrito un puñado de libros ya -alegó Joyce- Les habrá sacado mucho dinero...  
-En cierto modo -manifestó la señora Oliver, pensando en los impuestos sobre la renta.
- Y usted creó un detective de nacionalidad finlandesa.  
La señora Oliver admitió este hecho.-¿Por qué de nacionalidad finlandesa? -He ahí una pregunta que me formulado muchísimas veces..."

El escenario del crimen es una inocente fiesta de Halloween, para niños de once años en adelante. En donde se realizan todo tipo de juegos tradicionales, incluyendo sacar con la boca las manzanas que flotan en un cubo con agua. La señora Oliver es invitada, y aunque su carácter algo solitario rehuye de involucrarse en fiestas, decide participar de ella. Al parecer la fiesta ha terminado sin ninguna novedad.
Pero más tarde en la moderna casa de Hércules Poirot, un hogar completamente simétrico, suena el teléfono y una voz bastante agitada interrumpe su tranquilidad, se trata de Ariadne Oliver, su vieja amiga. La famosa escritora necesita urgente la ayuda de su amigo Belga. Al finalizar la fiesta han encontrado asesinada a una pequeña niña de doce años, ahogada en el cubo de las manzanas.

Esto lleva al elegante Poirot a visitar un pequeño pueblo en el campo. Las pesquisas las realiza caminando por los alrededores, siempre apoyado por sus amigos, un viejo inspector ya retirado que vive en la zona, los inspectores de la policía y Ariadne Oliver.  Equipado con sus zapatos de charol en el campo, sufre algunas incomodidades, pero para el detective la elegancia es un prioridad.

"-Los pies me duelen horriblemente, manifestó -Hércules Poirot. 
-La culpa es de esos terribles zapatos de charol que calza -aseguró la señora Oliver. 
Poirot se sentó, estirando las piernas. Seguidamente exclamó. -¡Ah! esto ya es otra cosa. 
-Quítese los zapatos -le recomendó la señora Oliver. 
-No, no. Yo no puedo hacer tal cosa. Poirot parecía hallarse impresionado ante la posibilidad de seguir el consejo de la señora Oliver".

Poirot utiliza su mejor arma, la psicología, para entrevistarse con las personas presentes en la fiesta. Al parecer la niña asesinada, dijo que cuando era más pequeña había presenciado un crimen, nadie le creyó, pero posiblemente el asesino sí y la mató para callarla. Esto lleva al intrépido Belga a indagar en crímenes del pasado. Christie nos sumerge en un enorme rompecabezas, con muchas piezas y elementos, hay tantos datos y posibles asesinos que es imposible averiguar su identidad.

En el pasado han ocurrido ciertos hechos misteriosos y algunas muertes en el tranquilo pueblo de Woodleigh Common. ¿Alguno de ellos habrá sido presenciado por la pequeña? Poirot se encargará de descubrirlo.

Fue una lectura muy entretenida con muchas pistas y giros inesperados. Nuevamente el amor y la codicia son los gatillantes de situaciones determinantes en la trama. Pero a medida que Poirot investiga, su personalidad desbordante siempre sale a flote, provocándome muchas risas.

"Había solamente una cosa sobre su persona que satisfacía plenamente a Hércules Poirot: su espléndido bigote. Y también la forma en que éste reaccionaba ante sus esmerados cuidados. El bigote en cuestión era magnífico. No sabía de nadie que conociese otro mejor. Ni siquiera que lo igualara..."

Nuevamente no pude descubrir al asesino, y fui sorprendido por Christie, los que pensé sospechosos pasaron a ser aliados y viceversa. Completamente sorprendido con el final. Las últimas cincuenta páginas fueron muy intensas, pero la genialidad de Hércules Poirot salvo el día con elegancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Puedes ser el primero en comentar!