Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

sábado, 3 de octubre de 2015

Reseña N°27: Fahrenheit 451

Fahrenheit 451 (1953)

Era un placer quemar. Era una placer especial ver cosas devoradas, ver cosas ennegrecidas y cambiadas....

Ray Bradbury ( 1920-2012)
Minotauro Ediciones
272 Páginas
ISBN: 978-84-4507-116-8
Novela Distópica

Una época futurista ideada en la mente de Bradbury en donde las casas no se incendian solas, los incendios accidentales no existen. Los bomberos tienen una función muy diferente a la que nosotros conocemos actualmente. Ellos queman libros.

En esta historia se nos presenta una sociedad dominada por la tecnología, por la velocidad, y lo más importante: "La Soledad". Las personas viven aisladas de las demás. Les enseñan desde la escuela a no conversar, a no relacionarse, a vivir pendientes de un monitor. Están tan ensimismadas que si en algún momento entablan una conversación esta carece de sentido, de contenido y de vida. Son vacías.

Está prohibido todo acto que deje a las personas reflexionar: Caminar, leer, prestar atención al mundo que los rodea. Tener un libro y leerlo es un delito, a los que lo hacen se les consideran locos. La policía los lleva a un asilo y sus casas son quemadas por los bomberos junto a sus libros. Para alcanzar la felicidad la gente no debe pensar, si leen, estarán pensando en sus problemas:

"¿A la gente de color no le gusta El negrito Sambo? Quémalo. ¿Los blancos se sienten incómodos con la cabaña del tío Tom? Quémalo. ¿Alguien escribió una obra acerca del tabaco y el cáncer pulmonar? ¿Los fumadores están afligidos? Quema la obra. Serenidad, Montag. Paz. Montag. Afuera los conflictos. Mejor aún, al incinerador. "

El protagonista Guy Montag, un bombero. Representa una pequeña grieta en el sólido muro de hielo que ha construido el gobierno. Pero no es el único. La pequeña Clarisse. Una joven demasiado lúcida. Logra detonar en Montag su deseo de vivir, de ser feliz. Y la grieta se abre. Ahora hay una abertura y el gobierno totalitario no puede permitir que esto ocurra, debe ser eliminada.

Esta historia tiende a representar lo que actualmente estamos viviendo como sociedad, lo que dice mucho de Bradbury, que profetizó en los años cincuenta nuestro actual modelo de vida, incluso fue mucho más allá, de una forma bastante drástica nos hace un llamado de alerta sobre lo que está pasando. Nos remece y nos dice que despertemos.

Montag, somos nosotros, acostumbrados al sistema en el que nacimos, seguimos las reglas a ciegas, no tenemos tiempo para nada, no nos dejan pensar, y el poco tiempo que nos queda se lo dedicamos a la televisión y detestamos caminar, preferimos los autos, encerrándonos en cápsulas que nos desconectan de la naturaleza.

A veces pienso que los conductores no saben como es la hierba, ni las flores, porque nunca las ven con detenimiento. Si le mostrase a uno de esos chóferes una borrosa mancha verde diría: ¡Oh, sí, es hierba! ¿Una mancha borrosa de color rosado? ¡Es una rosaleda! Las manchas blancas son casas...

Pero nosotros al igual que Montag de pronto despertamos y nos damos cuenta de que no somos felices. Y aunque el acelerado mundo construido para aislarnos continua sumido en la perpetuidad de su movimiento. Podemos detener el tiempo al abrir un libro. Un libro es el alma congelada de una persona esperando dialogar con nuestro corazón para entrar en calor. Un libro es una persona que esta siempre esperándonos para hacernos compañía, para invitarnos a reflexionar, a reír, a pensar, a soñar, a mantenernos humanos.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Puedes ser el primero en comentar!