Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

sábado, 30 de diciembre de 2017

¡Goodreads me presiona!

¡Goodreads me presiona!




Ok, sé que el título de la entrada suena un poco exagerado, de hecho lo es. Yo mismo soy el que me presiono, no debería hacerlo, pero cada vez que ingreso a goodreads a actualizar mis lecturas, me encuentro con esa insidiosa barra de progreso que me marca y me indica el avance de mis lecturas con respecto a la meta que yo mismo me puse a principios de año. 
Goodreads te invita amablemente en enero de cada año a que juegues y te pongas una meta inocente, no es nada más que un desafío personal, nada grave, es solo un juego, no debería preocuparnos. Pero la diabólica aplicación toma esa información y la utiliza para atormentarte y torturarte durante todo el año, apuntándote con el dedo, diciéndote que llevas pocos libros leídos comparado con lo que realmente deberías llevar, apremiándote a leer, y haciéndote sentir un pésimo lector. Sí, es una trampa mortal, no es un simple juego. Pero caímos, sí, todos caímos en la tentación de ponernos una meta en goodreads. 



Lo cierto es que todo lo anterior está mal, muy mal jaja. Es la forma negativa de ver el reto de goodreads, el cual pronto deberemos volver a pensar en aceptar o no, o si la meta que escogeremos será la adecuada. Bien, yo siempre me extralimito y pongo como meta leer cien libros en el año. Es una locura para mí, ya que encuentro imposible que lo logre, pero me gusta pensar en lo imposible, y sobre todo, quejarme en diciembre, como lo hago ahora, de que no logré mi reto. Me encanta estar en el grupo de los fracasados de goodreads. Así que, he pensado seriamente en proponerme un reto que si pueda alcanzar el 2018. Algunas personas me han aconsejado que ponga una meta realmente probable de cumplir y que si la logro demasiado pronto, la puedo ir extendiendo. Goodreads te da todas las facilidades para motivarte a leer y no para presionarte ni obsesionarte con ello. A fin de cuentas, cumplir o no el reto, es un asunto que no tiene importancia, lo importante es leer y disfrutar haciéndolo, y al mismo tiempo, compartiendo tus lecturas con tus amigos y conocidos. 

Por eso, si no has completado tu reto goodreads, o has leído menos que otros años, como me ha pasado a mí, no te desilusiones. No importa la cantidad de libros que leas, ni la velocidad en que lo hagas. Hay personas que pueden leer muchos libros en el año, de forma rápida y asimilar muy bien su contenido y disfrutar haciéndolo. Otras, prefieren leer más lento y pausadamente, disfrutar las historias con calma, sin la necesidad de apurarse, dejando pasar un tiempo entre un libro y otro. Las dos formas son correctas y válidas. Leer no es una carrera ni una competición. Es un estilo de vida. 

Ahora, me gustaría rescatar una de las últimas novedades de goodreads, en donde te muestra un resumen de tu año lector. Es bastante completo, ya que te entrega el número total de páginas leídas. Que es algo que encuentro mucho más válido y representativo que el número de libros. 


En fin, creo que goodreads cada año se está volviendo una plataforma bastante atractiva para los lectores, sobre todo para ayudarlos a administrar y ordenar sus lecturas durante el año.

¿Y a ustedes, cómo les fue en su reto goodreads?