Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

viernes, 24 de noviembre de 2017

Reseña Nº 192: La dama del perrito y otros cuentos

Antón Chéjov: La dama del perrito y otros cuentos

Antón Chéjov (1860 -1904)
Ediciones LEA
Colección Filo y Contrafilo
192 páginas

En la presente edición se han seleccionado cuentos que van desde 1884 a 1889, el período más fecundo del autor. Chéjov, admirado por grandes cuentistas como Cortázar o Katherine Mansfield, es uno de los autores rusos más destacados de todos los tiempos, debido a su estilo único. Un estilo que nace desde su propia bondad por el ser humano, por el prójimo. Sin grandes recursos estilísticos, con un léxico pobre, con combinaciones de palabras casi triviales, sin ser un armador de frases, logró impactar a sus lectores con la verdad humana.

Los personajes de Chéjov portan una verdad humana triste y hermosa. Son imperfectos, pero volcados hacia un sin sentido, vagabundos de la nada. Sus pasos se pierden en el gris del paisaje, en el frío de la nieve. Persiguen sueños lejanos, amores y recuerdos imposibles, dejando de lado a lo inmediato, a su entorno. En los primeros cuentos que aparecen en esta edición, inmediatamente se puede notar ese patetismo, esa ansia de lograr algo por el simple hecho de mantenerse en inercia, sin considerar a las personas cercanas. En boda por interés y Una Ana colgada del cuello, podemos apreciar a los típicos personajes Chejovianos. Solo piensan en su propio beneficio, olvidándose de los demás, volviéndose inmunes al dolor ajeno, cegados por el interés personal. Caminan por el mundo haciendo daño, sin darse cuenta.

Esta habilidad que tiene de crear personajes completamente humanos, de esos que se equivocan a cada instante, se puede ver reflejada perfectamente en los cuentos de La cerilla sueca y El beso. Allí no solo logra llevarnos por la senda de un cúmulo de equivocaciones humanas, sino también de las repercusiones de las mismas, y más aún, de la propia ignorancia de los personajes que no se dan cuenta de sus errores. En esos dos cuentos nos sumerge en el misterio, hay un enigma que resolver, pero cuando se trata de Chéjov no se sabe si lo que encontremos al final es una respuesta certera o simplemente una realidad triste y gris: Desesperanza difuminada.

El relato más largo del libro es El pabellón número seis. Chéjov no se caracterizaba por hacer buenos relatos extensos, su mayor virtud era la brevedad. Es por ello que el inicio de El pabellón número seis es un poco confuso y pierde un poco de tensión. Pero todo mejora cuando el autor hace uso de la extensión para plasmar reflexiones en los diálogos. No solo el cuento en sí mismo como estructura, comunica un mensaje, sino también el debate interno de los personajes.

"Cuando un hombre de edad adquiere edad y conciencia, parece sentirse dentro de una trampa sin salida. Al margen de su voluntad y en virtud de una serie de casualidades, se la ha sacado de la nada a la vida..." Pág. 99. 

La tristeza es uno de lo cuentos más cortos del libro y, como bien dice su título, es el más triste. Es conmovedor y tan real que duele. Luego viene un compendio de cuentos de oficio. En ellos el autor deja de lado un poco la ficción para hablar de técnica de lectura y escritura. Finaliza el libro con un cuento clásico: La dama del perrito.

En ese último cuento se puede apreciar la grandeza de Chéjov. Logra retratar la vida de dos personas que se encuentran por casualidad, por el simple hecho de que ella paseaba a su perro y él la ve. Los dos son casados, tienen familia y una vida, pero desde ese instante, todo aquello en lo que creían resulta ser falso, comenzando así una aventura amorosa llena de traspiés. A tal punto que su vida real, lo que hacen de día, mientras no se ven, es la mentira y el engaño; lo falso. Mientras que sus encuentros nocturnos es donde son verdaderos y felices. La solución a su problema, en la que tanto piensan, se diluye en el final, en el que solo hay un nuevo comienzo, al más puro estilo Chejoviano, sin climax, sin punto final, rompiendo las reglas de la narrativa con su genio.

"El amor de Anna Sergueevna y el suyo, era semejante al de dos seres cercanos, al de familiares, al de marido y mujer, al de dos entrañables amigos. Parecía que el destino mismo los había predestinado el uno al otro, resultándoles incomprensible que él pudiera estar casado y ella casada". Pág. 186.

Muchas gracias a Ediciones LEA y a Zig-Zag editorial por el envío del ejemplar.

Ricardo Carrión 
Administrador del blog