Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

martes, 23 de octubre de 2018

RESEÑA: Mansfield Park [ Jane Austen ] con análisis

Mansfield Park

Reseña, análisis y opinión del libro de Jane austen


elige-un-libro
Jane Austen
616 páginas
Clásico
Comprar

Tres hermanas, miss Maria Ward, miss Ward y miss Frances sellan sus destinos con sus matrimonios. Mientras Maria, la menor, se casa muy bien con sir Thomas Bertram de Mansfield Park obteniendo una abultada renta y una gran casa, la hermana mayor, miss Ward, pasa a transformarse en la señora Norris al casarse con un pastor protestante que recibe los beneficios eclesiásticos de Mansfield y por ende la casa parroquial aledaña. Así, las dos hermanas terminan viviendo muy cerca. Pero Frances, acaba casándose mal con un teniente de marina sin educación ni fortuna. Debido a ello, se produce una ruptura familiar, dejándola abandonada a su suerte. Así, nada más iniciar la novela, en las dos o tres primeras páginas, Austen inserta el conflicto, y reincide en una temática muy importante para ella, como lo es la importancia que se le atribuía al matrimonio como forma de asegurar el porvenir y de escalar en las clases sociales. Pero este quiebre que ocurre entre las hermanas, termina afectando a la siguiente generación. Es un conflicto que pone en movimiento a los personajes, es lo que le da el impulso inicial a la obra.
Frances, la hermana que fue separada del grupo familiar, luego de varios años, se encuentra en una mala situación económica y con diez hijos no puede mantener el hogar. Debido a ello, escribe a sus hermanas para pedir ayuda y restablecer las relaciones. En Mansfield la noticia es bien recibida y deciden ayudar a Frances, haciéndose cargo de la crianza de su hija mayor, Fanny Price, de nueve años.

"Hay ligeros roces y desengaños por todas partes, y todos esperamos siempre más; pero si fracasa un proyecto de felicidad, la naturaleza humana se orienta hacia otro; si el primer cálculo resulta equivocado, hacemos otro mejor".

Desde este punto apenas han pasado unas cuántas páginas y Austen introduce rápidamente a los personajes y la historia queda armada sin la necesidad de apelar a largas introducciones. Cautiva inmediatamente con la pequeña Fanny que sale de un hogar humilde, abandonando el cariño familiar, para llegar a una casa enorme, de personas frías y desconocidas para ella.
Es imposible no querer a este tipo de heroínas, de carácter afable pero débil, asustadiza, triste por enfrentar un mundo nuevo a tan corta edad. Es una chica que es arrasada por este cambio, que sucumbe a él y que, no tiene quién pueda salvarla. Porque las diversas personalidades que habitan Mansfield Park solo piensan en sí mismas y no en lo que pueda sentir la pobre Fanny.
Al ser una novela extensa, que relata los acontecimientos que rodean a esta joven, se requiere de cierta habilidad para ir generando tensión narrativa en base a las rutinas diarias de la casa. Y para ello, Austen utiliza a los personajes como temáticas, como fuente de acontecimientos. Sus personalidades son tan marcadas que puede mover a la protagonista en base a los estallidos emotivos de ellos. Por ejemplo: La lánguida lady Bertram, ama y señora de Mansfield Park, tía de Fanny, la requiere constantemente para que la ayude en sus labores diarias, no puede vivir sin ella. Su carácter indolente y falto de emoción pareciese que adormecieran a su sobrina. Mientras su otra tía, Mrs. Norris, una mujer estridente, que no tiene autoridad en Mansfield, pero que intenta por todas las formas salirse con la suya, trata a Fanny como recadera, para hacer hincapié en que es inferior, que no está a la altura de sus primos. Los que son cuatro. Tom el mayor, es un derrochador y apostador al que no le importa nada Fanny y solo se dedica a hacerle regalos, mientras Julia y Maria son altaneras y ven en menos a su prima. La encuentran extremadamente tonta y sin modales, por lo mismo tratan de no jugar con ella. A ellos hay que sumar al cabeza de la familia, sir Thomas Bertram, señor de Mansfield, que resulta ser un tío muy autoritario e insensible.
Bien, a partir de esta gama de personajes, Austen logra transmitir el desolador y desventajoso destino de Fanny. ¿Qué esperanza le queda a una chica como ella en un lugar como ese? Austen ideo todo esto para que se hiciera esta pregunta en la mente de los lectores. Y como respuesta aparece el cuarto primo, que es el segundo hijo de los Bertram, Edmund. Él es la esperanza y la luz que tanta falta le hacen a Fanny. Es bondadoso, afable, honesto y de buenos modales. Es el único que la trata condescendientemente. A medida que la novela avanza se puede ver cómo Edmund en distintas situaciones se preocupa por ella y la pone como prioridad por sobre las opiniones que puedan tener los demás integrantes de la familia. Y esto causa lo inevitable. La inocente Fanny se enamora de su primo, y debido a su situación y su carácter, las posibilidades de que se lo confiese son prácticamente nulas. Como es una novela que abarca una gran extensión de tiempo, la joven heroína crecerá con ese secreto guardado en su corazón.

Vladimir Nabokov, el famoso escritor ruso autor de Lolita, hace un análisis en su curso de literatura europea sobre este libro y advierte un elemento clave, que él llama: muertes funcionales. Vale decir, la autora mata a personajes de una forma en que no se siente su pérdida, pasan desapercibidas porque no son importantes para el lector, pero en cierta medida, vitales para el funcionamiento de la novela. Así, a través de la muerte de un personaje, cuando Fanny tiene alrededor de dieciocho años, entran en escena dos hermanos que vienen de visita a la casa parroquial de Mansfield: Mary y Henry Crawford. Ellos vienen desde Londres y sus actitudes citadinas destacan en las tranquilas costumbres del campo de Northampton. Debido a ello, pronto se empiezan relacionar con los jóvenes de Mansfield.
Estos dos personajes son los que le dan un aire renovado a la novela, ya que vienen a alterar la vida rutinaria. Henry a pesar de no ser un tipo apuesto, tiene importantes propiedades y tiene la facilidad de encantar a las mujeres, por lo que coquetea abiertamente con las dos hermanas Bertram, generando varias disputas. Su hermana Mary, poseedora de una gran renta, es un gran candidata a esposa para cualquiera de los dos hermanos Bertram, aunque ella parece inclinarse más por Edmund, quien cae rendido a sus pies, por desgracia para la pobre Fanny, quien empieza a verse privada de las atenciones de su amado primo.

"No hay nada como la actividad, una premiosa, indispensable actividad, para ahuyentar las penas. Una ocupación, aun siendo melancólica, puede disipar la melancolía".

Aunque parezca que estos hermanos solo vienen a romper la calma de Mansfield, son los responsables de darle estructura a la novela, ya que viene de ellos el deseo de realizar diversas actividades que van dando cuerpo al relato, como una excursión a Sotherton y una ambiciosa representación teatral que sacará más de algún altercado. Y en general, siempre son las acciones de los Crawford lo que van impulsando la narración de una manera fluida y entretenida.

Todas estas situaciones son presenciadas por Fanny, casi siempre haciendo el papel de la espectadora que intenta pasar desapercibida, guardándose muchas veces su opinión. Pero en ocasiones debe ser protagonista, sufriendo enormemente, pero a pesar de su carácter enfermizo y sumiso, se mantiene firme ante las crisis. No es una protagonista atrevida que imponga su voluntad, es una chica que resiste todo lo que le caiga encima. Debido a sus orígenes humildes, y ser recibida por una familia socialmente superior, aprendió a mantenerse en su posición y aguantar estoicamente. Fanny Price es una heroína diferente, que solo logrará la felicidad con paciencia y una voluntad inquebrantable.

"Que nadie presuma de saber traducir los sentimientos de una mujer joven al obtener la seguridad de un amor para el que apenas se atrevía a guardar una esperanza".

De acuerdo a lo anterior, al tener una protagonista que no actúa para conseguir lo que quiere, sino que solamente espera, se requiere de una historia extensa, porque son los acontecimientos y el paso del tiempo los que le traerán la tan anhelada recompensa que Austen siempre sabe dar a sus personajes. Es por ello que, Mansfield Park es una novela de crecimiento, en donde el lector puede acompañar el desarrollo de su protagonista.

"Aunque reúna todas las perfecciones del mundo, creo que no debería darse por sentado que un hombre tiene que ser aceptado por todas las mujeres que a él se le ocurra querer".

Mansfield Park se ha transformado en mi novela favorita de Jane Austen por varias razones. La primera es por tener una protagonista distinta, que para muchos puede resultar poco atractiva por su personalidad, pero su construcción como personaje es soberbia. En segundo lugar, es la novela más extensa de la autora, y es así porque su protagonista lo requiere, Fanny Price necesita una novela larga para florecer. Y a pesar de la extensión, la novela no aburre en ningún momento, siempre se están creando situaciones de tensión a través de actos tan cotidianos como pasear por el jardín o sentarse a la mesa a comer. Esto sucede porque Austen sabe sacar provecho a las emociones y gestos de los personajes. En tercero, creo que en Mansfield Park se presenta uno de los mejores personajes de la autora, la despreciable señora Norris, la que despierta aversión como también humor por su manera de ser. Es una maravilla. Y por último, tiene un final apropiado, con epílogo, en donde la intensidad va bajando lentamente hasta que el lector siente que todo ha terminado. 

Ricardo Carrión
Administrador del blog

2 comentarios:

  1. Un gran análisis de esta novela y estoy de acuerdo. Acabo de descubrir tu blog y me quedo por aquí ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Muchas gracias por tu comentario. Es una novela que me encantó. ¡Saludos!

      Eliminar

¡Puedes ser el primero en comentar!