Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

lunes, 19 de diciembre de 2016

Reseña Nº127: Personas desconocidas

Personas desconocidas 

John Katzenbach
Ediciones B
480 Páginas
Thriller

Gabriel Dickinson es un policía burócrata, pasó poco tiempo en la calle y se las arregló para ascender rápidamente y conseguir un cómodo trabajo de escritorio. Pero su vida perfecta se ve arruinada por un lamentable accidente de carácter familiar, sus problemas personales terminan afectando su desempeño en su trabajo y pasa de ser un excelente funcionario a un completo holgazán. Como su cargo es importante y no lo pueden despedir inmediatamente, lo desplazan a un trabajo menor, revisando casos que no han sido resueltos, un trabajo temporal para luego poder despedirlo. A él se une Marta Rodriguez-Jhonson; pertenecía a la sección de narcóticos y tras un error involuntario vio comprometida su estabilidad emocional y por lo tanto su desempeño laboral, por lo cual es enviada a trabajar con Gabe en una oficina de mala muerte a revisar los fracasos de otros. 

"Supongo que no somos más que un par de fracasados estudiando a otros fracasados" Pág. 49.

Juntos ven pasar las horas mientras intentan encontrar cosas en común en los diversos casos sin resolver que tienen entre las manos, hasta que logran relacionar cuatro que se remontan dos décadas en el pasado; cuatro asesinatos de hombres blancos que nunca se solucionaron. Su trabajo llega hasta ahí y luego deben dar aviso a la Brigada de investigación criminal para que se encargue. Pero Gabe no está dispuesto a dejar pasar una investigación en terreno, pese a su inexperiencia en la calle, y junto a Marta deciden indagar por cuenta propia.   

Pero más que comenzar a dilucidar una solución lo que encuentran es algo mucho más complejo: hay una relación con otro caso, un año más antiguo, el de la desaparición de una niña de trece años que conmocionó a toda una comunidad. 

"La mayoría de los delitos se olvidan. Todo el mundo sigue con su vida. El delito cae en el olvido. Pero algunos tocan la fibra sensible de la memoria. Son como una llaga que no llega a curarse. Dejan una cicatriz". Pág. 181.

Gabe y Marta cargando sus propios problemas personales y laborales, nos introducen en esta investigación donde intentarán poner en orden los hechos que se remontan al pasado de cada uno de los hombres asesinados, interrogando a personas cercanas a ellos y revisando los escenarios del crimen. Para luego dar paso a una profunda investigación del caso de la niña desaparecida que nunca fue hallada. Pero al parecer nadie quiere hablar, nadie quiere que se sepa la verdad e incluso alguien muy poderoso intenta apartarlos de la investigación por medio de la intimidación. No la tendrán para nada fácil, y al borde de su estabilidad laboral y emocional intentarán como sea llegar a la verdad oculta.

"Le pareció que eran más bien historiadores que examinaban documentos antiguos, e intentaban componer una imagen mental de lo sucedido. O quizá arqueólogos que apartaban la tierra cuidadosamente con un pequeño cepillo..." Pág. 242.

Katzenbach nos ofrece una historia muy compleja, que posee dos pilares estructurales muy importantes, el primero de ellos son los protagonistas, ellos tiene su propia historia, su propio trasfondo, que corre paralelo con la investigación que deberán realizar, y que en más de una ocasión se entremezclan. El segundo se trata del misterio que deben resolver, la tan anhelada verdad que se esconde tras la muerte de los cuatro hombres y la desaparición de la joven.
Los problemas personales de cada uno son el detonante de sus acciones, de insubordinarse y actuar por cuenta propia en una investigación que no les corresponde.
Hay dos historias que evolucionan en direcciones opuestas, la de Marta y Gabe que corre en el presente y la de los casos que deben reconstruir desde el pasado hasta el presente; en algún punto del final deberían encontrarse.

El libro está muy bien escrito. El autor comienza con cortos flashbacks que incentiva al lector a querer saber más, lo que facilita leer las primeras páginas introductorias muy rápido. Primero nos presenta a Gabe, su construcción como personaje parte de la base de un accidente muy llamativo, por lo cual el comienzo de su arco es mucho más gráfico y lo utiliza como gancho. Luego cuando Gabe comienza a tener forma, nos introduce a Marta caracterizándola poco a poco, vislumbrando su trasfondo a lo largo de la historia. Es una pareja que se equilibra muy bien, ya que Marta tiene toda la experiencia de la calle, ella es capaz de leer las expresiones faciales, deduce si las personas mienten o no, mientras que Gabe es el burócrata sin experiencia callejera, pero que utiliza muy bien sus facultades analíticas para sonsacar información.
Los dos personajes se sienten muy reales, con una evolución psicológica notable, en una progresión creíble que podemos presenciar gracias al narrador omnisciente que se enfoca en los dos; alternando sus pensamientos de forma magistral. 

Debido a la estructura del relato, de corte investigativo, el ritmo no tiene la intensidad de sus otros libros, es pausado, no se apresura, evitándo que el lector pueda perderse en la cantidad de casos que se mencionan; para eso recurre a la asociación de lugares y nombres, manteniendo la claridad de las distintas líneas de investigación que siguen los protagonistas. Lo que apoya con buenas descripciones de los entornos y de las personas, haciendo hincapié en sus rostros.

En este libro nos volvemos a encontrar con una de las técnicas que caracterizan a Katzenbach. Lo que crea la tensión, y la mantiene, no es solo poner en peligro a los protagonistas, sino que también e incluso más, a sus seres queridos, a su familia cercana. Les da ese aire de vulnerabilidad que los conecta con el lector, logrando una mayor empatía.

El punto bajo, y lo que me decepciona del libro es el final, que parece posible y real, pero que no impacta. Por un lado tenemos la resolución del misterio, algo que se veía muy confuso, termina dilucidándose poco a poco, por etapas, lo que concuerda con el ritmo que ha llevado la historia, y por lo mismo, por ser un descubrimiento pausado, no sorprende. Luego debería finalizar el arco de los protagonistas, el resultado de toda esta nueva experiencia en su vida; su evolución. Pero no existe dicho término, los dos protagonistas quedan en el aire, en una situación igual o peor que en el inicio, algo tan bien llevado durante toda la historia como su desarrollo psicológico, se interrumpe bruscamente y vuelve a cero.
El psicoanalista gustó precisamente por el final, porque luego de toda la historia se cierra bien el arco de los personajes, pero acá no, me quedó la sensación de que todo lo que se investigó, no fue aprovechado como debió serlo.
Personalmente creo que Katzenbach, nuevamente no ha logrado superar su tan conocida obra: El psicoanalista.

Muchas gracias a Ediciones B Chile por el envío del ejemplar