Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

lunes, 28 de marzo de 2016

Fragmentos: Apologías y Rechazos

Fragmentos que recomiendan libros

He decidido crear una nueva sección que trata de colocar fragmentos de un libro para motivar a las personas a leerlo, muchas veces leer una pequeña fracción de un libro puede generar la curiosidad necesaria para leerlo. En esta ocasión traigo tres fragmentos de un libro de Ernesto Sabato

Apologías y rechazos
Ernesto Sabato
192 Páginas
Ensayo


"En el sentido etimológico educar significa desarrollar, llevar hacia afuera lo que aún está en germen, realizar lo que sólo existe en potencia. Esta labor de partero del maestro muy raramente se lleva a cabo, y tal vez es el centro de todos los males del sistema educativo".

"Platón pone el asombro como fuente de la filosofía, es decir del conocimiento. Y debería ser por lo tanto la base de toda educación. Parecería que el asombro no debe ser suscitado, pues surge ante lo desconocido. ¿Y qué más desconocido que el universo, que la realidad, para alguien que comienza?Por paradójico que parezca, no es así, y casi podría afirmarse que es más fácil que se asombre un espíritu desarrollado o superior que uno precario. La persona común va perdiendo esa capacidad primigenia que tiene el niño, porque es embotado por los lugares comunes, hasta que llega a no advertir que un hombre con dos cabezas no es más fantástico que un hombre con una sola. Volver a admirarse de la monocefalia, o sorprenderse de que los hombres no tengan cuatro patas, exige una suerte de reaprendizaje del asombro".

"Ya sea que el chico vaya perdiendo esa capacidad, ya sea que pocos seres la tengan en alto grado, lo cierto es que nada de importancia puede enseñarse si previamente no se es capaz de suscitar el asombro. Vivimos rodeados por el misterio; vivimos suspendidos en aquel doble infinito que aterraba a Pascal, todo es fantástico y hasta inverosímil y sin embargo el hombre de la calle raramente se sorprende, mediocrizado por la enseñanza repetitiva, por el sentido común y ahora, finalmente por la televisión".