Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

viernes, 23 de junio de 2017

Reseña Nº 163: Quién de nosotros

Quién de nosotros (1953)

benedetti
Mario Benedetti (1920 - 2009)
109 Páginas
Narrativa Hispanoamericana.


Quién de nosotros es la primera novela publicada por el escritor uruguayo Mario Benedetti. En ella, relata la historia de tres personajes que viven un triángulo amoroso: Marcelo, Alicia y Lucas

A lo largo del libro se puede apreciar la evolución de la relación de dichos personajes. Desde muy jóvenes, Alicia y Marcelo se enamoran. Su relación comienza en los días en que iban a la escuela, en donde aprovechaban la soledad de los largos paseos que daban juntos de regreso a sus casas luego de las clases. Se podría decir que era una relación consolidada, con la típicas licencias e inocencias del amor adolescente. Hasta que un día llega un alumno nuevo: Lucas.

La amistad entre Marcelo y Lucas crece inmediatamente, pero Marcelo siempre está acompañado de Alicia. Se produce así, un encuentro forzoso y constante entre ellos, propiciado por Marcelo. Desde aquellos tiempos, el triángulo queda establecido; se genera por una suerte de permisibilidad mutua, a veces consciente y a veces no.

La historia está narrada en los momentos finales de este triángulo, en la etapa adulta de los protagonistas. Cuando ya las situaciones no pueden tolerarse, y se dejan de engañar a sí mismos y entre ellos. Aceptan la existencia del triángulo, y se dejan arrastrar por la fuerza emotiva que vienen arrastrando desde los tiempos de la escuela.

"Pero ella y yo somos indudablemente otra combinación y precisamos hablar. Para nosotros no existe la protección del silencio". 

Han pasado once años desde el matrimonio de Alicia y Marcelo. Él decide escribir una suerte de diario confesando sus verdaderos sentimientos a Alicia. Pero Alicia ya lo sabe, y al mismo tiempo prepara una carta; estás acciones provocan que Lucas también escriba su propia historia.

"Lo peor de todo es que no siento odio. El odio sería para mí una salvación y a veces lo hecho de menos como una antípoda de la felicidad".

Cada personaje relata desde su punto de vista su participación en estos encuentros y desencuentros de amor y desamor. Le dan la estructura al libro. Primero Marcelo, utilizando el estilo del diario de vida, sin emplear fechas, pero valiéndose de una especie de constancia, anota todos y cada uno de sus sentimientos referentes a Alicia y Lucas, remontándose incluso al lejano pasado, contando datos de su infancia, sus días con Alicia y Lucas en la escuela, hasta los momentos críticos de su matrimonio.
La segunda en mostrar su punto de vista es Alicia, la cual utiliza el formato epistolar para sacar eso que lleva doliéndole tanto tiempo en el alma. Le escribe una Carta a su esposo, que de alguna forma termina por confirmar algunas teorías de Marcelo, y de derrumbar otras. Finalmente, la tercera parte del libro, se materializa con un relato de Lucas. Él es cuentista, así que aborda la narración de su historia en ese formato. Toca el tema de su relación con Alicia y Marcelo, disfrazándolos como personajes de un cuento, para terminar de mostrar la última cara de este triángulo amoroso.

"Pensándolo mejor, tal vez sea ésta una buena ocasión para narrarlo todo. Desde este presente que ahora me revela antiguos deseos y, lo que es mucho peor, antiguas carencias de deseos".

Y es la narración de Marcelo, la más extensa, y la que me pareció más interesante. Es el personaje clave. A través de sus escritos nos pone en escena, nos presenta todos los personajes, y el contenido y limitado universo que utiliza Benedetti en esta historia. Porque el escritor uruguayo se olvida del mundo exterior, del mundo físico, para profundizar en la compleja gama de sentimientos de los protagonistas; en su mundo emotivo. La personalidad de Marcelo es muy interesante, ya que su forma de ser, genera interés y repulsión al mismo tiempo, es el personaje que mantiene la cohesión en el triángulo amoroso, lo permite a la vez que lo odia. Es una persona frustrada, derrotada y vencida. No lucha ni pelea por sus objetivos, se hace a un lado y se transforma en espectador.

"El cielo gris, cercano, que difunde mi ventana, es -también él- un mediocre, un cielo sin Dios y sin sol, una excelsa chatarra que nunca me impresiona. El otro cielo, brillante, luminoso, el de las ansias de vivir y las películas en tecnicolor, es una falsa alarma. Mi cielo es éste y debo aprovecharlo". 

"Lo único que excede en mí la vulgaridad es justamente eso que pude ser, y que no soy." 

"Lo que pude haber sido ya no vale. Nadie acepta esa moneda; yo tampoco".

Esta permisibilidad del personaje, disfrazada de pesimismo, es el impulsor de toda la novela. Ya que no hablamos de un triángulo amoroso estático, sino completamente móvil; un personaje entra y el otro se aparta, y así sucesivamente, sin importar las barreras temporales, es un constante tú y yo, él y yo. Un círculo vicioso perfecto, que no puede parar de girar, porque es alimentado por la tormentosa confusión del sentimiento humano, donde predominan la amistad y la soledad. En tan pocas páginas, Benedetti nos entrega una novela de esas que no tienen final, aunque lo aparente.

Es fundamental el primer punto de vista de Marcelo, porque nos dibuja en borrador las otras dos aristas del problema geométrico. Las cuales toman una forma definitiva gracias a sus propias narraciones. Así, desde el equivocado punto de vista de Marcelo, podemos captar, gracias al contraste, la verdadera esencia de Alicia y Lucas.

"Alicia descansaba de sus arduas discusiones con Lucas para mirarme con una ternura inmóvil, que estaba en los alrededores del amor".

Hay muy pocas descripciones físicas, de hecho, los personajes, están tan bien construidos en base a la forma en que enfrentan la vida y el amor, que es fácil ponerle rostros y gestos. En pocas páginas ya están dentro de ti, sabes cómo se mueven y comportan. Está hecho de forma tan delicada y sutil que no te das cuenta.

"Lo cierto es que la vida desde el principio me sacó ventajas y yo no he podido no podré jamás recuperar el terreno perdido".

Es tal la genialidad de Benedetti, que evoca la forma triangular en toda la novela. Las tres aristas nunca están equilibradas, de forma que siempre se buscan, y el hecho de buscar el equilibrio mantiene firme la estructura. Eso lo hace notar en las tres formas diferentes de narración: diario de vida, carta, cuento. Formatos que solo pueden tener sentido si el primero se une al segundo; para luego el segundo dejar al primero y unirse al tercero, el cual encuentra sus orígines en el primero. Las narraciones, las temáticas y los personajes, tanto dentro de la historia como fuera de ella, vistos como simples elementos novelescos, se necesitan, y se buscan, creando esa sinergia que la da a la historia esa perfección estilística que muchas veces pasa desapercibida por la preciosa prosa poética del autor. Muchos se ciegan por la intensidad con la que Benedetti hace navegar al lector por las profundas aguas de la emotividad humana, y no aprecian la estructura artística de la novela.

"Así como en las relaciones del hombre y la mujer, la pasión, la simple atracción sexual, desvirtúan, confunden, y transforman el verdadero afecto."

Aquí no hay solamente una capacidad del autor de saber sacar a flote los sentimientos del lector a través de sus personajes, también hay una estrategia narrativa en donde el número tres toma un protagonismo como cifra mágica, al igual que en la metamorfosis de Kafka. Por eso a muchas personas les parece que les falta algo al final, sienten que les faltó más, pero lo que falta, siempre ha estado allí, porque el triángulo no está roto, aunque lo aparente. Nunca estará roto.

"Ellos, en cambio, no se querían; se necesitaban. Y la situación terminaba por humillar el amor y la amistad que me inspiraban".

En este pequeño y breve libro de Benedetti, es capaz de mostrar toda su faceta de artista. Hay arte en la forma adecuada en que coloca la palabras, para que las oraciones sean melodiosas y certeras; hay arte en cómo cada un de las tres narraciones sostiene las estructura del relato; hay arte en como están posisionadas las temáticas emotivas para darle movimiento al triángulo amoroso. En su conjunto, este libro, es un precioso cuadro de esos que deberían estar colgados en un museo para que todos el mundo lo viera. Benedetti no tiene esa prosa rupturista de Cortázar, él es más sutil, pero igual de ingenioso.

"Yo no podía creerme en la gloria, porque estaba convencido de que enamorarse era más que una espontánea simpatía, algo más que mi ferviente deseo de su presencia". 
En esta ocasión, quiero agradecer por la fotografía a una amiga de Twitter: @larunego 
Ella me permitió usar la fotografía de su libro, que es bastante antiguo, y por lo mismo me encanta. 

Espero que se animen a leer más a Benedetti y a muchos de los escritores latinoamericanos, son todos grandiosos y son nuestros. 

Ricardo Carrión 
Administrador del blog.


13 comentarios:

  1. Hola! Primero que nada, envidiarte el libro que tienes en las manos, es que se ve como toda una joya. El libro me parece muy interesante, no soy fan de los triángulos amorosos, pero es claro que Mario Benedetti es punto y aparte. Creo que lo de no hacer muchas descripciones físicas es como muy su estilo, pero coincido en que no llegan a hacer falta, porque los personajes están tan bien construidos y su maestría es tal, que lo dicho nos alcanza para conocerles de pies a cabeza. Besos y bonito fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ana!

      Lamentablemente esa joya de libro no es mío, es una amiga de twitter, que me dejó utilizar la fotografía. Es tan hermoso lo bien conservado que está que tenía que usarla. Sí, tienes razón, cuando se trata de Benedetti, los clichés del triángulo amoroso no cuentan, él hace de todo algo original. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. ¡Hola Ricardo! Que maravillosa reseña, la verdad nunca he leído nada de Benedetti, pero este libro me ha sonado muy tentador sobre todo por como no las mostrado a través de tus palabras, seguro lo anotaré. Muchas gracias por tu entrada. Saludos ♛ ♥ ✫

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un libro ideal para comenzar con el autor, es muy breve. Además, fue su primera novela. ¡Anímate! ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hola Ricardo!!!
    Wow me encantó tu reseña!!!
    Me parece que logras captar toda la esencia del libro y aunque no me llama la atención por la trama, la verdad que admiro al autor por lograr crear una estructura y una obra tan compleja que parece una obra de arte
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sihana!

      Aunque no te llame, deberías intentar leer este libro, me parece ideal para conocer más al autor. Es muy corto. ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Excelente reseña, destacas lo esencial de la novela. Benedetti fue un maestro en la narrativa y, como bien lo escribís, no solo en la historia que cuenta sino en la estructura, en la prosa por momentos casi poética, sino también en la construcción psicológica de los personajes que se te hacen tan cercanos.
    Es una pena que en mi país los "intelectualoides" no le den el valor que se merece.
    Cuando te decidas a leer otro de sus libros, invitame y hacemos lectura conjunta en Twitter.
    Saludos. @larunego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Muchas gracias por dejarme la foto del libro. Adoro los libros antiguos, tienen tanto carisma, me encantan. Qué pena que no se le valore como merece, es un tremendo autor. Hay que incentivar a la gente a que lo lea más y lo valore. Te aviso para mi próxima lectura. ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Hola!! me encanta la forma en que muestras el alma del libro y lo llevas a una opinión sincera acerca de la obra, quiero este libro en mi vida, no soy de las que le gusten los triángulos amorosos pero la manera en que lo describes siento que sera una pequeña joya a descubrir, quiero conocer como Benedetti toca el tema de la soledad, excelente reseña.

    ResponderEliminar
  6. No he leído nada de Benedetti, alguna vez tendré que darle una oportunidad a uno de los grandes que se nos pasan por alto y no los leemos, craso error. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Sí, no pierdas la oportunidad de leerlo, es latinoamericano, es de los nuestros, no requerimos traducciones ni nada, es nuestra lengua. ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Buenas!
    Menuda reseña completa y tan sofisticada! Me ha encantado! Siento unas ganas tremendas de leerlo, aunque Mario Benedetti tiene un escrito bastante complejo. Cuando leo cosas así siempre me impulsa a escribir y lo que sale suele ser muy denso (que en realidad es lo que más me gusta)

    Me lo apunto para este verano que te de tiempo.

    Muchas gracias por tu reseña. Adoro los autores latinoamericanos.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Me alegra que te gusten los autores latinoamericanos. Quiero que sean un sello en este blog, espero ir incorporando cada vez más. El libro es muy corto, espero que lo puedas leer y lo disfrutes tanto como yo. Gracias por tu comentario. ¡Saludos!

      Eliminar

¡Puedes ser el primero en comentar!