Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

domingo, 22 de noviembre de 2015

Reseña N°36: La luz fantástica

La luz fantástica (1986)


"La oscuridad no es lo contrario de la luz, sino su ausencia. Lo que irradiaba del libro era la luz que yace al otro lado de la oscuridad. La luz fantástica". 
Terry Pratchett (1948-2015)
Debolsillo (2004)
280 Páginas
Fantasía
ISBN: 978-84-9793-178-6


Este es el segundo libro de la extensa saga de "Mundodisco" creada por Terry Pratchett. Es la continuación del número anterior "El color de la magia". Reseñado aquí. En el primer libro se dedicó a presentar el mundodisco y sus principales, ciudades, héroes y leyendas. Básicamente nos dio un "tour" con dos personajes que nos acompañaron durante todo el relato: Rincewind, el mago y Dosflores, el turista.

En el primer libro no pudo explotar completamente el potencial de este extraño dúo. Por lo tanto en la Luz fantástica les dio terreno fértil para que se desarrollaran al máximo éstos carismáticos personajes.

Les advierto, desde ahora nos adentraremos en el "Mundodisco", y acá todo puede pasar.

Si recuerdan la anterior reseña, el mundo disco es plano, es un plato con relieve y en lo bordes literalmente te caes al espacio infinito. Se encuentra sostenido por cuatro elefantes enormes, y éstos a la vez, viajan sobre una tortuga gigantesca que atraviesa el espacio.

Rincewind, es un mago fracasado, con una habilidad especial para huir. En su juventud estudio en la universidad invisible, pero un día se le ocurrió hojear un libro prohibido que contenía ocho hechizos, los más grandes de todo el disco. Y uno de estos hechizos que tienen vida propia, salto a la mente de Rincewind para quedarse ahí y no volver al libro. Lo que le causo inmediatamente la expulsión de la universidad. Y lo peor, desde que el hechizo está en su mente, no lo deja aprender ningún conjuro más. Desde entonces vaga por el Disco intentando sobrevivir, hasta que un día cualquiera conoció a un turista....

Conoció a Dosflores, fue contratado como guía por un salario extravagante, y desde entonces se ha pasado la mayor parte del tiempo recibiendo golpes, aterrorizado, perseguido, colgando de lugares elevados sin la menor esperanza de salvación o, como en este caso, cayendo desde lugares elevados sin la menor esperanza de salvación.
Dosflores, es el primer turista del Mundodisco, viene de un reino muy rico y su gran anhelo es vivir aventuras, para tener recuerdos.  Pero posee una curiosa personalidad, es un tipo muy ameno que no ve el mal en las personas, para él todo se puede arreglar con una palabra amable y con cortesía. Lo que lo hace meterse en más de algún problema, arrastrando con él a Rincewind.

Doflores no sólo veía el mundo a través de gafas color rosa: Rincewind sabía que lo veía a través de un cerebro color rosa.

Junto con él viaja su equipaje, un pequeño cofre de madera, hecho con "peral mágico", lo que le otorga unas características muy especiales, como la de tener vida propia. Se desplaza siguiendo a su amo, con pequeños pies que nacen de la nada. En esta historia tiene un especial protagonismo debido a su habilidad de ser casi indestructible y de tragarse a hombres completos que no vuelven a aparecer.

En esta ocasión, nuestro querido "Mundodisco" está en problemas, una gigantesca estrella roja lo va a colisionar. Y la clave para detenerla se encuentra en los ocho hechizo que guarda el libro mágico llamado "El Octavo" Pero curiosamente falta un hechizo. Adivinen quién lo tiene.

Magos y Cazarrecompensas persiguen al pobre Rincewind, le quieren arrebatar el hechizo, lo buscan vivo o muerto, pero la compañía de Dosflores no le hace muy fácil su escape. Aunque su habilidad para huir se ha incrementado últimamente.


Rincewind era mal mago y aún peor luchador, pero en cambio era un auténtico experto en cobardía y reconocía el miedo en cuanto lo olía.

A esto se le suma que los habitantes del disco se han dado cuenta del fin de su mundo, y creen que eliminando la magia, lograran salvarlo. Lo que provoca una persecución constante durante toda la historia obligando a nuestros héroes a usar los más locos medios de movilización.

-No habrás visto a dos hombres montados cabeza abajo en un escoba, chillando y gritándose el uno al otro ¿verdad? El chico lo miro llanamente. -Por supuesto que no- dijo. El viejo dejó escapar un suspiro de alivio. -Menos mal -asintió-. Yo tampoco. 

El humor, el sarcasmo y la parodia están presentes en toda la obra, es el sello de Pratchett, en algunas ocasiones me causó verdaderas risotadas, es que las ocurrencias de Dosflores siempre me sorprenden. En el final hay un poco más de seriedad ya que es necesaria para darle un buen término al asunto de la estrella roja.

Se cierra finalmente un ciclo entregándonos un final cerrado. Al parecer han terminado por ahora las aventuras de Rincewind y Dosflores, pero el Disco tiene muchas historias que contarnos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Puedes ser el primero en comentar!