Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

martes, 22 de septiembre de 2015

Reseña N°25: El fin de la eternidad

El fin de la eternidad (1955)


Isaac Asimov ( 1920-1992)
Debolsillo
288 Páginas
Ciencia Ficción
Tapa Blanda
ISBN: 978-84-9793-353-7

Este libro es alucinante. Usa los viajes en el tiempo de una forma muy creativa. No quiero revelarles muchos detalles pero creo que es necesario explicar unas pequeñas cosas para que se motiven a leerlo!

¿Qué es la Eternidad?

En esta novela existe una organización llamada "La Eternidad" fundada en el siglo XXVII y tiene la particularidad de realizar viajes en el tiempo. Hacia el futuro (Hipertiempo) y hacia el pasado (Hipotiempo). Pero no es un viaje a través de los años, es a través de los siglos. Instaurando el comercio entre siglos y  modificando la historia de la raza humana cuando se considera necesario por el consejo pantemporal, integrado por las mentes más brillantes del mundo que juegan a ser dioses con el pretexto de conducir a la humanidad por el camino correcto.

Las instalaciones de la Eternidad se encuentran fuera del tiempo normal en una especie de campo en otra dimensión en donde el tiempo no existe.
Como la eternidad se creó en el siglo veintisiete los viajes al pasado sólo pueden llegar hasta ese siglo y por ende hasta ese siglo llega la influencia de la Eternidad. Los siglos después del veintisiete se les conoce como siglos primitivos y mantienen su historia intacta sin que los largos brazos de la Eternidad pueda alcanzarlos. Pero el viaje al futuro es infinito. Aunque los Eternos no han querido pasar del siglo 70.000, porque más allá se encuentran los siglos ocultos. Un lugar misterioso que la Eternidad no ha explorado y desconocen que tipos de seres humanos hay ahí.

Lo que hace Asimov al cambiar el viaje a través de los años por el de los siglos, le da una profundidad infinita al viaje en el tiempo. Alcanzando niveles inimaginables. Llega a ser abismante pensar en un siglo 100.000, estando ahora actualmente la humanidad en pleno siglo veintiuno.

Los Eternos

La Eternidad recluta a sus hombres con pinzas. Los selecciona cuidadosamente para luego pasar por distintos niveles de entrenamiento. Todos los miembros de la Eternidad fueron "temporales", es decir, vienen del tiempo normal, y luego son reclutados para servir a esta prestigiosa organización.

Es tan fantástica esta historia. Está llena de "posibilidades". Por ejemplo: Imaginen que en el siglo 433 la gente se está haciendo más adicta a las drogas. Y la eternidad decide realizar un cambio de realidad para que eso no suceda, entonces los eternos evalúan las posibilidades y distintas combinaciones de hechos y eligen alterar el curso normal de los acontecimientos para que cierto hecho no llegue a concretarse y así el consumo de drogas sea casi nulo en la "nueva realidad" que se ha creado. Los encargados de salir de la Eternidad y entrar al "tiempo normal" y realizar el cambio de una forma exacta y apenas perceptible para las personas de ese siglo, son los ejecutores. A este cambio lo denominan el "cambio mínimo necesario", es un pequeño cambio tan simple como matar un insecto que genera una especie efecto dominó de situaciones hasta lograr evitar una guerra nuclear.

Estos Ejecutores utilizan unas cabinas especiales en donde viajan a través de los siglos cómo si fueran estaciones de trenes y se detienen en el siglo que se les asigna.

El protagonista


El protagonista es Adrew Harlan pertenece a la eternidad pero su trabajo no es el de tomar decisiones, el es un "ejecutor", Es originalmente del siglo 95 pero trabajaba en el 575.
La fluida narración de Asimov con diálogos cortos nos sumerge en la vida de Harlan, desde distintos tiempos, intercalándolos para mostrarnos lentamente los motivos de sus acciones. En donde los diferentes sentimientos de Harlan van dando pulsos de acción a la historia:  Odio, amor, ira, y frustración entre otros, nos muestra como un eterno puede dejarse llevar por su naturaleza humana y en este caso Harlan inconscientemente añora un mundo sin cambios de realidad, lo delata su estudio por los tiempos primitivos, curioso hobby para un eterno. Y su eterna melancolía por su siglo natal, junto al recuerdo de su madre que aflora en sus momentos de mayor angustia.

Pero es el amor por una "temporal" lo que detona su yo interior. Noys Lambent, una temporal del siglo 482, logra despertar el amor en el helado corazón de Harlan, sometido constantemente a la rigurosidad científica que rige la eternidad. La razón no puede contra el inmenso poder del irracional amor y termina generando las partes más intensas de la historia.

La Historia


Parece una narración netamente científica debido a los increíbles e imaginarios datos que nos entrega Asimov, pero como toda buena historia tiene un trasfondo que nos invita a meditar. En este libro nos muestra como la civilización humana no puede cometer errores porque simplemente no la dejan. Es la eternidad la que no permite que por el espacio de infinitos siglos el ser humano progrese. Lo mantiene en un estado de burbuja en que no le dan la posibilidad del riesgo y la aventura, como lo son los viajes espaciales.

Ésta es la Tierra. No el eterno hogar de la humanidad, sino el punto de partida de una hermosa aventura

La entretenida historia de Harlan que agiliza mucho la lectura se mezcla con la propia historia de la existencia de la Eternidad. ¿Debe seguir existiendo la Eternidad? ¿Existe un mejor futuro para el hombre gracias a ella? El mismo Harlan se lo cuestiona.  Y cuando pensamos que el curso de los acontecimientos seguirá por una misma línea, Asimov le da un vuelco espectacular, llenando todo de misterio y sorprendiéndonos con el final.

Es imposible no ponerse a reflexionar con este libro que nos deja tanto en que pensar, nos hace apreciar el vivir en un mundo en que no somos manipulados y podemos cometer errores para crecer.


Ya que no hay ninguna Eternidad que nos cambie la realidad ¿O sí?...




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Puedes ser el primero en comentar!