Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

martes, 4 de octubre de 2016

Reseña Nº 110: El perfume

El perfume (1985)

elige-un-libro
Fotografía proporcionada por Paulina Peralta

Patrick Süskind
Booket
320 páginas

En el lugar más nauseabundo de todo el reino de Francia, el mercado de París, un diecisiete de Julio de 1738 llegó al mundo Jean-Baptiste Grenouille. Nació como un hijo no deseado, destinado a morir en medio de basura, excrementos y putrefacción. Pero desde su primer respiro obstinadamente se negó a abandonar este mundo. Sintió el influjo de la vida y se aferró a ella fue alimentándose de la desgracia de todo aquel que se aprovecho de él. Como un parasito fue obteniendo para sí, las herramientas necesarias para vivir, mientras que su huésped terminaba acabado, perdiendo lo más esencial, la vida. 
Su desalmada madre fue su primera víctima, cuando él sólo era una recién nacido. Debido a esto fue criado por extraños, sin amor, sobreviviendo sin el calor de un alma humana. Creció con las condiciones necesarias para crear a un asesino. Pero él ya poseía una naturaleza malvada desde el principio, que fue creciendo lentamente en su interior. 

"...tan prudente decisión habría requerido un mínimo de generosidad innata y Grenouille no la poseía. Fue un monstruo desde el mismo principio. Eligió la vida por pura obstinación y por pura maldad".

Su curiosa capacidad para sentir todo tipo de aromas, incluso los más ínfimos; para distinguir y reconocer el mundo que lo rodeaba a través de las fragancias, lo aisló de los demás; él vive en una dimensión diferente, su capacidad extraordinaria del sentido del olfato lo eleva sobre el burdo ser humano encerrado en sus limitados cinco sentidos. Ve el universo de forma completamente distinta; y esto sumado a la extraña característica de no emitir ningún tipo de olor, de ser prácticamente un ser inexistente, lo hizo crecer como un niño que nadie quizo, sin recibir cariño y menos amistad. Todos estos ingredientes, cada uno suministrado en distintas cantidades conformaron la fórmula perfecta para crear a un asesino.
Su cualidad inolora, que lo persigue y lo atormenta, pareciese ser un error, un falló en la trama del universo; un universo que lo cree muerto, y él con su perseverante obstinación se mantiene vivo. 

"Era de constitución fuerte; quien sobrevive al propio nacimiento entre desperdicios, no se deja echar de este mundo así como así".

Durante su crecimiento fueron muchas las enfermedades y accidentes que podrían haberle dado muerte; queriendo devolver el equilibrio perdido al universo. Pero su determinación inquebrantable, instintiva, lo hizo sobrevivir a las peores epidemias. Esto le dejó inevitables huellas en su cuerpo que lo convirtieron en un ser de estatura baja, feo, encorvado y cojo.

Tal determinación se mantenía firme debido a sus sueños, al anhelo de conseguir la fragancia final, la más irresistible de todas, la que lo embriaga y lo sumerge en el deleite, que sólo él podría conseguir. Y está dispuesto a todo para demostrar su genialidad, incluso a pasar por encima de la ley convirtiéndose en un despiadado asesino en serie. 

"Le parecía saber por fin quién era en realidad: nada menos que un genio; y que su vida tenía un sentido, una meta y un alto destino: nada menos que el de revolucionar el mundo de los olores".
"Ahora vio con claridad por qué se aferraba a la vida con tanta determinación y terquedad: tenía que ser un creador de perfumes. Y no uno cualquiera, sino el perfumista más grande de todos los tiempos."

El libro tiene cuatro partes y cincuenta y un capítulos. Dentro de cada parte el protagonista va cumpliendo etapas a medida que crece. A través de un narrador omnisciente que realiza comentarios, reflexiones y valoraciones, se puede apreciar la evolución del personaje y su verdadera esencia. El mismo autor lo compara en innumerables ocasiones con una garrapata, una especie de parásito que siempre está obteniendo silenciosamente lo que necesita de sus diferentes amos o jefes hasta que los abandona. 

"Igual que esta garrapata era el niño Grenouille. Vivía encerrado en sí mismo como una cápsula y esperaba mejores tiempos".

En contraposición, esas personas lo explotan, y no les importa su salud con tal de que trabaje. Por medio de estos actos el autor justifica el parasitismo de Grenouille, dejando en evidencia el lado negativo de dichas personas. Sus primeras nodrizas representan el miedo, luego pasa a manos de Madame Gaillard que representa la avaricia, el curtidor Grimal el egoísmo, El perfumista Baldini el conformismo, El Marqués de Taillade-Spinasse el orgullo y Madem Arnulfi y su amante Druot la lujuria. Es un verdadero paseo a través de la vil naturaleza humana. 

Pero no todo para Grenouille es pasar de persona en persona y dedicarse a trabajar para aprender y sobrevivir. Es sumamente brillante y se las ingenia para tener tiempo para él y realizar todo tipo de experimentos para obtener las fragancias deseadas y buscar otras que lo deslumbren. En esto ayuda enormemente la poética narración del autor, dando cuenta de olores y fragancias que se pueden sentir con solo leer sus palabras. En cada rincón del libro se habla de todo tipo de aromas, incluso de los más íntimos y personales. El autor logra plasmar el mundo de una manera diferente, desde la mirada de una persona que posee uno de lo cinco sentidos más desarrollados que el común de las personas, el olfato. 

"Su finísimo olfato desenredaba el ovillo de aromas y tufos, obteniendo hilos sueltos de olores fundamentales".

Los asesinatos en serie, forman parte de la última parte del libro, no son el argumento principal, es una consecuencia final de todo el desarrollo de un personaje. La historia se teje en torno a la vida de Jean-Baptiste Grenouille, y es imposible no encariñarse con él, a pesar de ser un asesino. Al ser testigos de lo duro que lo trata la vida, se comprenden muchas de sus actitudes y comportamientos. Vemos desde el comienzo los hechos que terminan desencadenando su absoluta indolencia ante la muerte, su falta de amor hacia todo excepto a los aromas y su tendencia asocial y antisocial; como también los aspectos que desarrollan su genialidad, su astucia y su perfeccionismo. Y en esto tienen mucha influencia las características sociales de la época, retratadas de forma magistral por el autor. Una sociedad indiferente e hipócrita en donde las personas apenas se relacionaban entre ellas, sumergidas en ciudades sucias e insalubres, golpeadas constantemente por epidemias devastadoras, con una tecnología médica deficiente. Una época dura, donde las personas terminaban cargando con una o más enfermedades desde muy jóvenes. 

"Era una mujer joven, de unos veinticinco años, muy bonita y que todavía conservaba casi todos los dientes y algo de cabello en la cabeza y, aparte de la gota y la sífilis y una tisis incipiente, no padecía ninguna enfermedad grave".

La narración del libro es sumamente extraordinaria, te atrapa te lleva por el mundo de las fragancias, de los olores, te invita a presenciar el nacimiento y la creación de un monstruo que no es más que el resultado de una sociedad salvaje e inhumana inserta en una época de conflictos y grandes cambios sociales.

"Bien es verdad que no amaba a una persona, ni siquiera a la muchacha... Amaba la fragancia". 

Agradecimientos 

Tengo que agradecer a los amigos de twitter por todos los comentarios que compartieron conmigo sobre el libro y en especial a Lilian que me lo recomendó y a Paulina por dejarme usar su fotografía para la reseña. Muchas gracias a todos.