Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

lunes, 28 de agosto de 2017

Reseña Nº 178: Tarsis

Tarsis (2014)


Armando Rosselot
Autrobórea Editores
Saga 8128
112 páginas
Ciencia ficción

"¿He muerto y tuve una vida? ¿O sólo he muerto? 


La humanidad ha conquistado el espacio, ya existen comunidades humanas en planetas tan cercanos como Marte, e incluso en sistemas como Alfa centauri. A pesar de la colonización espacial, no se  ha dejado de buscar vida inteligente, con resultados siempre negativos. 
Hasta que un día, logran el tan anhelado hallazgo. Un ente extraterrestre se pone en contacto con los humanos a través de la telepatía. El puente o nexo que los conecta, es un pequeño niño telépata llamado "Quiami". Las comunicaciones han revelado que no se trata de una inteligencia maligna ni peligrosa, pero sí muy avanzada. Su ubicación se encuentra en la galaxia de Andrómeda situada en una extraña formación denominada "nube de Tarsis". 

Esto ha devuelto a los humanos los deseos de seguir expandiéndose por el universo. Planean entonces, una misión especial para establecer un contacto definitivo, denominada: Nido-1. 
Para la Nido-1, se utilizaron los últimos avances tecnológicos para construir un crucero tipo Dossant capaz de albergar cinco tripulantes en un viaje a millones de años luz. 

El décimo gobierno Tierra-Marte, el Décimo Istmo, ha decidido enviar en la misión, al niño Quiami junto a su cuidador y protector "Zandal", quien también tiene habilidades telépatas. A ellos se les une el doctor Bernard Weist, miembro vitalicio del gobierno, y dos navegantes.
Los cinco tripulantes deberán viajar la mayor parte del tiempo en cápsulas de hibernación, para resistir las largas distancias de tiempo y espacio.
Al final de su viaje los espera una sorpresa que trascenderá más allá de los límites de lo conocido.

"Sus ojos se presentan en sus mismos ojos y así por siempre... ¿Quién seré en este baile de máscaras?".

Es a través de este viaje como el autor sumerge al lector en su magnífico relato. Es una historia con una estructura muy creativa: cíclica. Siempre se está moviendo, por lo que, al ingresar en ella, no se hace ni desde el principio ni desde el final, sino que en algún punto indefinido del fluir de los acontecimientos. Para el lector, es como entrar en el inicio, pero al pasar las páginas lentamente la narración lo arrastra y lo descoloca, obligándolo a seguir adelante, a pesar de no saber en qué punto de la historia se encuentra; lo obliga a participar activamente, a no ser un lector pasivo.

"El ahora no tiene sentido y el aquí es algo por completo descabellado".

La estructura de la novela se basa en el antiguo concepto de la "serpiente de uroboros", en donde una especie de ser parecido a una serpiente devora su propia cola, conformando un ciclo. Dicho ciclo en la novela, se entiende como un virus cargado de odio, envidia y desgracias, iniciado en la sociedad del presente y que se transmite hacia el futuro; del pasado se transmite al presente; del sistema Tierra-Marte hacia los límites del universo. Es un ciclo de autodestrucción, pero también de salvación y creación. No hay un blanco y un negro bien definido en la novela, tanto en personajes como en ideas, son siempre los matices los que prevalecen.

"El que hizo todo esto es bondadoso y quiere tanto al lobo como al cordero".

Hay una clara división en la mitad del libro, son dos historias que parecen distintas, pero son la misma. Esa división es el punto de inserción, en donde la serpiente encuentra su cola. Una manera muy creativa por parte del autor de enlazar las historias. Al ser el libro tan breve y al mismo tiempo contener dos historias en uno, los acontecimientos pasan rápidamente. Parece que faltara desarrollo, pero hacia el final, al conectar todo, incluyendo el magnífico epílogo, se siente un resultado redondo.

"La vida era bella y corta, llena de misterios y laberintos que en una sola existencia era casi imposible conocer". 

Cuando una novela es breve, el desarrollo de personajes siempre queda un poco cojo, y aquí también sucedió. Lo que domina el libro es la gran idea central y su estructura; la idea se sobrepone a los personajes. Me hubiera gustado más un equilibrio, pero para ello habría que haber agregado más páginas, y algunos efectos de la estructura se verían debilitados, es un juego de equilibrio difícil de resolver. De todas formas, la falta de profundidad en algunos personajes se puede complementar  con los libros que  extienden esta historia, ya que se trata de una saga de cuatro volúmenes: la saga 8128.

Los invito a leer a este autor chileno, que se ha lanzado con una historia bastante interesante y llena de esos misterios, interrogantes y sorpresas que son clásicos de la buena ciencia ficción.

Muchas gracias al autor por el envío del ejemplar.

Ricardo Carrión
Administrador del blog.