Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

lunes, 1 de agosto de 2016

Reseña Nº 98: Estudio en escarlata

Estudio en escarlata (1887)

elige-un-libro
Arthur Conan Doyle
Editorial Zig Zag
181 Páginas
Novela de misterio

Cada vez que me preguntan, sobre la historia con que deberían comenzar a leer a Sherlock Holmes yo les recomiendo el libro "Estudio en escarlata". En él no sólo se relata uno más de los casos de Holmes, sino que trata del primer encuentro entre Holmes y Watson, la forma en que terminan conociendose y como se convierten en amigos luego de solucionar su primer caso juntos.

Como todos los casos de Holmes, el cronista es John Watson, desde su perspectiva iremos conociendo lentamente a este misterioso y estrafalario amigo y compañero de residencia, además de toda la gente que lo rodea. 

La historia se desarrolla en 1881. El doctor John Watson es un oficial del ejercito inglés, cirujano experto en heridas de guerra. Lamentablemente sufrió una lesión grave mientras se encontraba de servicio, por lo que fue trasladado al hospital de base. Cuando ya se encontraba casi completamente recuperado lo alcanzó una epidemia de tifus que hizo peligrar su vida. Logró recuperarse pero su estado era deplorable, se le considero muy débil y extenuado, por lo que se recomendó su inmediato regreso a Inglaterra. Una vez se encontró en suelo inglés, se desplazó a Londres en busca de nuevas oportunidades. Ya que recibía una escasa pensión necesitaba encontrar un alojamiento sencillo y económico. El afortunado encuentro con un antiguo practicante suyo, llamado "Stamford", lo pone en contacto con otra persona que requiere de un compañero de residencia para disminuir los gastos de la renta. Watson accede a conocer a dicho joven, y entonces se produce el primer encuentro. Watson se encuentra cara a cara con Sherlock Holmes.

El primer encuentro es sencillamente grandioso, podemos percibir a los ojos de Watson a un joven y entusiasta Sherlock haciendo uno más de sus experimentos, y claro está, dejando desconcertado a Watson con sus comentarios que parecen saber mucho más de él de lo que cree. 

Una vez instalados en el 221 B de Baker Street, Watson comienza a observar a su singular compañero; empieza a intentar averiguar los motivos de su extraña conducta; como las constantes visitas que recibe de toda clase de gente, los estudios irregulares de diferentes tipos de materias que no tienen mucha relación entre ellas y sus constantes cambio de actividad, pasando de días en donde se le ve muy entusiasmado a otros en los que pierde el brillo de sus ojos y reflexiona junto a los sonidos de su violín. 

Las inquietantes actitudes de Holmes tienen a Watson muy extrañado, pero en ningún momento se decide a preguntarle sobre su ocupación, así que pretende deducirlo por sí mismo, ya que tiene mucho tiempo libre y poco a poco va resumiendo sus conocimientos, los enumera en una lista, y uno en particular lo sorprende. 

"Que hubiera en pleno siglo XIX un ser civilizado que no supiera que la tierra giraba alrededor del sol me pareció inconcebible, no podía creerlo. -No le extrañe a usted mi ignorancia -me dijo sonriendo, al ver mi asombro-. Ahora que sé lo que es y de lo que se trata, haré cuanto me sea posible por olvidarlo". Pág. 22. 

En un momento dado tras un pequeño intercambio de opiniones entre ellos dos sobre un articulo de la ciencia de la deducción; Holmes termina revelándole su insólita profesión a Watson, junto con una clara demostración de su gran capacidad deductiva. 

"Tengo una profesión especialísima, tan especial, que dudo que haya otra en el mundo."Pág. 28.

Cuando Watson ya no puede más del asombro, entran en escena los detectives Gregson y Lestrade, pertenecientes a Scotland Yard. Necesitan las habilidades deductivas de Holmes para resolver un extraño asesinato de un hombre en una habitación manchada de sangre, pero el cadaver no presenta ninguna herida. En ese momento Holmes invita a Watson a vivir la primera de muchas aventuras que tendrán juntos. Deberán encontrar al asesino antes de que se presenten más víctimas.

"Es encantador llegar a atrapar la pista de ese hilo teñido en sangre de todo crimen, y poco a poco ir desenredándolo de entre la madeja humana, para cortarlo, aislarlo de lo demás y estudiarlo después detenidamente. Pág. 55.

La novela está dividida en dos partes, en la primera se relatan los acontecimientos que acabo de narrar; en la segunda nos remontamos al pasado, a una zona desértica del centro de America del Norte, para conocer la historia del misterioso asesino que buscan Holmes y Watson. A través de la historia de su vida podemos comprender la razón de sus acciones. 

Para fines editoriales el relato corto, "Estudio en escarlata", pasó a ser una novela, con la inclusión de esta segunda parte titulada "En el país de los Santos". Siempre fueron historias separadas pero las hicieron calzar para aumentar el número de páginas. La verdad es que no había necesidad de este agregado, ya que no afecta en mayor medida la trama principal. De hecho sin necesidad de leerla el lector no se perdería ningún detalle de importancia. A pesar de que la narración de Doyle de "En el país de los Santos" es impecable, le baja el ritmo a la historia principal. Es un cambio muy brusco que desfavorece mucho al libro. Si "Estudio en escarlata" no tuviera este agregado, sería una historia perfecta. Aún así es un libro muy recomendable para todos los amantes del misterio. 

La combinación de estos dos personajes es perfecta. Watson y Holmes encajan a la perfección. Holmes a pesar de parecer pretensioso y orgulloso por sus habilidades, siempre intenta enseñar a Watson el camino de la deducción, lo instruye constantemente ya que lo aprecia como amigo, y para él es una pieza fundamental para sus investigaciones, porque le entrega nuevos puntos de vista. Holmes rompe con todo lo establecido, es un tipo sumamente brillante que podría ser un genio en el campo de estudio que eligiera, pero él fue mucho más allá, descartó todas las profesiones clásicas y estudia sólo lo que le sirve para dedicarse a lo que lo hace feliz, resolver misterios; creó su propia profesión. 
Por su parte Watson parece ingenuo y precipitado, pero lo hace, para destacar las habilidades de su amigo, no es egoísta, y disfruta de los logros de Holmes; por eso se dedica a escribir sus aventuras, considera que el mundo debe conocer a semejante personaje. Como dije, Watson no es nada tonto, es médico cirujano y perteneció al ejercito, sabe manejar armas de fuego y es muy valiente; tiene una gran cultura, son muchas las citas y referencias que hace de diferentes escritores y libros, siempre está leyendo, es un tipo muy preparado. Posee un carácter afable, es de esos amigos verdaderos que irían a la tumba por su camarada, es muy generoso. La verdad es que juntos forman una dupla imbatible contra el crimen. 

No me queda nada más que invitarlos a leer todas las aventuras de Sherlock Holmes. Sus historias jamás aburren, tienen esa característica de iniciar con hechos pequeños, casi sin importancia, para luego desencadenar un interesante misterio, porque los asesinatos no son el elemento principal en las historias de Doyle, es el misterio. 

Dato curioso sobre estudio en escarlata: Watson en esta historia tiene 34 años, mientras que Holmes tiene 27.