Páginas

miércoles, 11 de abril de 2018

Reseña Nº 213: Orbe oscuro

Orbe oscuro (Libro II, saga Orbe)

Michel Deb
Aurea Ediciones
227 páginas
Ciencia ficción


¿Me está diciendo que esta mierda viene del espacio? ¿Que los marcianos nos llaman por celular?


Somos pequeños e insignificantes, nuestro sistema solar es apenas una mancha en los grandes brazos de la espiral de nuestra galaxia. Aún así, los seres humanos creemos que somos la única civilización, y si no, una de las más avanzadas. Ni siquiera imaginamos qué es lo que puede haber más allá, a pesar de que nuestra galaxia es una de entre billones en nuestro universo. 

Universo, galaxia, sistema solar, planeta Tierra, Sudamérica, Chile, Región de los Ríos, ciudad de Valdivia. Dos hermanos, dos partículas insignificantes en contraposición a la vastedad. Y es que Michel Deb nos muestra con claridad lo pequeños que somos. A través de Aukán y Nehuén, estos dos hermanos chilenos que viven en Valdivia, nos lleva a un viaje hacia los confines de la existencia, más allá de nuestra imaginación, en una aventura tan lejana que resulta abismante: fuera de nuestro universo. Cuando hablamos de la saga Orbe, no se trata de una Space Opera interplanetaria, sino interuniverso. Así, el autor nos ayuda a imaginar y a rebasar los límites de nuestra percepción de la realidad y de nuestra propia creación.

"El tiempo es un río con muchos brazos y demasiadas bifurcaciones".

Pero pasar de un universo a otro no es tarea simple. En el primer libro de esta saga: Orbe dividido. Se da a conocer un artefacto capaz de abrir portales que permiten el viaje entre universos. El orbe es más que una máquina y mucho más que un ente vivo, es una especie de conjunto de conciencias dispuestas a erradicar el mal del mundo. Y con ese fin se creó. En una época remota, una raza conquistadora denominada "los Nagga", empezó a expandir su imperio tomando sistemas planetarios completos a través de la fuerza y la esclavitud. Su ansia de poder creció sin control y el orbe fue creado para detenerlos. El imperio Nagga era tan poderoso que la única forma de contenerlos fue enviarlos a otro universo. Desde entonces hay paz, la cual es mantenida por un grupo de guardianes que sirven al orbe y al conjunto de planetas federados. 

Tanto poder reunido en un solo artefacto despertó la codicia de muchos y las guerras volvieron a comenzar. El deseo de apoderarse del orbe terminó haciéndolo desaparecer. Y al suceder esto último, antiguas barreras que alejaban al mal desaparecieron. Ahora el universo corre peligro, el regreso de los Nagga es inevitable. La oscuridad regresa.

Luego de los acontecimientos de la primera entrega de esta saga. Los hermanos Aukán y Nehuén, terminaron comprendiendo que ahora depende de ellos mantener la paz en el universo. El poder que reside en su interior les da la capacidad de enfrentar a estos antiguos enemigos que vuelven a cobrar venganza. Ellos, dos insignificantes humanos, de un planeta minúsculo, de un universo lejano, son ahora los seres más importantes en esta implacable batalla que acaba de comenzar.

"Hoy toda la existencia está en peligro y sólo ustedes pueden detener todo antes que sea tarde".

Y es que no importa en qué universo nos encontremos. La eterna batalla entre el bien y el mal es transversal a cualquier tiempo y espacio. Y eso lo deja claro el autor a través de una historia en donde nada es realmente bueno ni realmente malo. La vida es una escala de grises. Los que parecen defender la paz ocultan algo, y desconfían de los hermanos chilenos y sus buenas intenciones. Aukán y Nehuén no solo deberán enfrentar al imperio Nagga, sino que también deberán lidiar con la desconfianza de la federación. El mismo Nehuén, además, tendrá su propia lucha interior.

"Todos arrastramos algún peso de nuestros errores, pero llega el momento en que es inevitable perdonarse para seguir viviendo". 

En esta ocasión el relato es mucho menos vertiginoso que en el primer libro. Es una novela de transición, en donde el autor nos va revelando interesantes sorpresas poco a poco. Ya no es un choque constante de eventos, es una narración pausada que nos va mostrando el verdadero trasfondo que hay tras esta genial historia. Sin dejar de lado la acción, las batallas espaciales y los encuentros cuerpo a cuerpo, se incorpora el elemento de descubrimiento. Michel baraja de manera muy equilibrada las escenas en que se revela parte del misterioso universo del Orbe, desde sus inicios hasta su época actual, junto con los orígenes y modo de vida del poderoso imperio Nagga. La constante revelación de sus costumbres, motivaciones de venganza y sus tecnologías para alargar la vida, harán de estos malvados seres unos antagonistas de lo más interesantes para el lector, ya que se encuentran muy bien desarrollados. Su propia historia, que se funde en un punto remoto del pasado con la del Orbe, deja entrever un delicado hilado entre tramas que causa interesantes giros en el argumento.

"Los Nagga, antes de ser expulsados, desarrollaban tecnología mucho más avanzada que la nuestra. no tenían límites éticos a la hora de experimentar. Una de sus investigaciones más importantes era desarrollar la inmortalidad". 

En cuanto a personajes. Al ser el segundo libro de una saga, ya hay un acostumbramiento y un cariño especial por varios de ellos. De este modo, Aukán y Nehuén, a pesar de seguir siendo los protagonistas, deben compartir sus apariciones con la de otros que poco a poco van tomando relevancia. Las acciones de Thiara, la esposa de Aukán, e incluso las de Ak´s, uno de los más fieles guardianes del Orbe, terminarán siendo claves para el inicio del tercer libro. Y es que hay sorpresas que nadie imagina, leyendas que cobran vida.

"El papel de ustedes, hermanos de la Tierra, es y será crucial para todos nosotros. Ningún ser, por pequeño que sea, quedará fuera. "El que siembra" debe llegar y lo hará en el momento más oportuno".  

"Se dice que vendrá un ser, que será capaz de crear y quitar vida, modificar las leyes del mismo universo a voluntad, y que nadie puede hacerle frente o rebatir sus desiciones".

Así, a base de leyendas que se materializan, alucinantes tecnologías, visiones del futuro, entretenidas escenas de acción y un argumento muy interesante, Michel Deb nos regala una cuota de su increíble imaginación. Mezcla arquetipos clásicos de la ciencia ficción con ideas muy novedosas, dando como resultado una historia que convence y sorprende, la cual será del gusto de todos los amantes del género.

"Pronto llegará el día en que todo será revelado, cuando todos los caminos converjan en un sólo propósito".



Muchas gracias a su autor por el envío del ejemplar

Ricardo Carrión
Administrador del blog