Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

domingo, 2 de julio de 2017

Reseña Nº 166: Justicia Auxiliar

Justicia Auxiliar (Imperial Radch #1) (2013)

ricardo-carrion
Ann Leckie
Ediciones B (2015)
Nova
416 Páginas
Ciencia ficción

Ann Leckie se atreve a incursionar en un terreno en donde muchos autores de ciencia ficción temen poner el pie: el futuro lejano. Tiene la capacidad de desarrollar una historia en un mundo donde la humanidad ha trascendido en el tiempo y el espacio. Ella, extrapola los últimos avances tecnológicos de nuestro tiempo, e imagina cómo se desarrollarían en un mundo donde nuestra actual civilización  está prácticamente olvidada. No hay fecha ni parámetro alguno que pueda ayudarnos a ubicarnos cronológicamente, situándonos en un universo desconocido. Es así, como nos presenta este imperio humano denominado el imperio del Radch. Liderado por Lord Radch: Anaander Mianaai

"Anaander Mianaai había gobernado de forma absolutista el espacio radchaai durante tres mil años". Pág. 114.

El imperio tiene una estructura social que utiliza el sistema de casas. En donde la casa Mianaai es la más poderosa y, la que establece políticas para todos los gobiernos humanos. 
Partiendo desde ella como el punto más alto en la escala social, le siguen diversas casas nobles, con las que establece vínculos de clientismos y, éstas, a la vez, lo hacen con casas menores.

El Radch utiliza una estrategia clásica para proteger su imperio. Se dedica a conquistar planetas donde exista vida humana, que consideran no civilizada. Una vez que concretan la conquista o la anexión, integran a los sobrevivientes y los civilizan. Estas anexiones tienen dos fines. El primero es gestar dinero y estatus para las casas de ciudadanos nobles. La segunda y las más importante, generar protección extendiendo sus fronteras, como una forma de amortiguar ataques de seres alienígenas. Mientras más extienden sus fronteras, más lejos quedan las amenazas del centro del imperio. 

"Ignorarán todo lo que no les sirva para obtener lo que quieren. Y lo que quieren es todo aquellos de lo que puedan apropiarse". Pág. 168. 

Para defenderse y a la vez realizar las anexiones, el imperio cuenta con naves o cruceros de batalla, las justicias, y naves de abastecimiento, las misericordias. Estas naves son controladas por inteligencias artificiales (IA). Además de dominar toda la nave, las IA tienen la capacidad de aumentar su alcance por medio de cuerpos humanos reanimados, los cuales son obtenidos de anexiones pasadas y que se mantienen en animación suspendida. Es decir, reaniman un cuerpo humano, pero sin su conciencia original, lugar que ocupa la IA, utilizando el organismo como un mero receptáculo. Estas extensiones humanas de las IA son denominadas, Auxiliares. Tanto las auxiliares como la nave, representan un todo y, se mantienen siempre conectadas, lo que le permite aumentar su capacidad de realizar funciones; le otorga multidisciplinariedad. 

"Como en aquella época yo todavía tenía auxiliares, podía estar en más de un lugar a la vez". Pág. 28.

Para realizar una anexión o invasión de un planeta nuevo, el crucero de batalla es la pieza clave junto a sus auxiliares y, se le suman, soldadas humanas, incluyendo tenientes y capitanas, a las cuales la IA, debe obedecer ciegamente. Así fue, como el crucero de batalla Justicia de Toren, participó en una de las últimas anexiones del imperio, la del planeta Shis´urna
Luego de cinco años, mientras se concretaba la anexión, la Justicia de Toren se vio involucrada en una traición. En aquel momento, contaba con veinte auxiliares, pero en el altercado se produjo una situación tal que, una de aquellas auxiliares se independizó de la nave y se volvió autónoma, logrando escapar a un lugar muy lejano. Era la auxiliar o segmento número diecinueve: Esk Una Diecinueve.

Veinte años después, luego de una ardua preparación, Esk Una Diecinueve, un segmento autónomo de la Justicia de Toren, pero que conserva todos los recuerdos del crucero de batalla. Se ha creado una nueva identidad: Breq. Tiene un plan para vengarse de la traición sufrida en el pasado. Pero en el camino, le surge un inconveniente, se encuentra con una moribunda Seivarden Vendaai, una antigua teniente que fue una de sus oficiales hace mucho tiempo, la cual se encontraba desaparecida hace más de mil años. Ahora Breq, sin saber por qué, ayudará a Seivarden, pero sin dejar de lado su plan de venganza; su justicia auxiliar. Aunque con ello, pueda provocar una dañina guerra civil.

"La verdad es que el lujo siempre existe a costa de alguien". Págs. 81-82.

Nada hay al azar en este libro. La autora no se permite ninguna libertad, se apega a un trabajo metódico y riguroso. Absolutamente todo lo que nos cuenta es importante para darnos a conocer el mundo en que se desarrollan los hechos, su funcionamiento y los personajes que lo integran. Partiendo por el título, podemos comenzar a entender la capacidad de la autora de utilizar el mínimo de palabras para amplificar un significado. Justicia Auxiliar, hace clara referencia a la justicia que quiere aplicar el personaje principal, su justicia personal; la venganza de una auxiliar. Pero, al mismo tiempo, la auxiliar es un segmento de una nave llamada Justicia de Toren; es una auxiliar de la nave justicia. ¿Coincidencia? No. Aquí nada es coincidencia. 

Desde el inicio comienzan los desafíos para una autora que no teme tomarlos. Nos debe contar una historia donde lo que mueve a los personajes, es una cosa tan simple y vaga como una venganza. Pero, al mismo tiempo, nos debe describir un mundo completamente diferente al nuestro, tanto estructural como social. Entonces, hábilmente toma estas dificultades y las transforma en potencialidades, en elementos que potenciarán su narración. Así comienza a crear una maravillosa tensión narrativa. Divide a esa simple venganza en dos preguntas; en dos incógnitas que crean tensión: ¿Por qué? y ¿Cómo? 

De esta forma, inicia dos tramas que se narran paralelamente, una se desarrolla en el presente y responde a la pregunta ¿Cómo? Es decir, cómo pretende Breq consumar su venganza. Y, alternando capítulos, nos relata una historia que se remonta veinte años en el pasado, que responde a la pregunta ¿Por qué? Por qué Breq quiere vengarse. Al responder esta pregunta, al mismo tiempo deja abierta la posibilidad de empezar a describir el funcionamiento del imperio Radch, información que utiliza para atrapar al lector de forma doble, para saciar su curiosidad sobre el mundo que está descubriendo y, para introducirlo, en la traición en la que Breg (Justicia de Toren) se verá involucrada. Al mismo tiempo utiliza los capítulos en el presente para exigir esa información, para exigir los por qué de la situación de Breq y sus actos. Cada trama es la parte de un arco: el pasado es la estructura sólida, y el presente es la cuerda que exige respuestas, y así, tensa. Crea una tensión narrativa que se acumula

Ese primer impulso de la historia, que se alimenta del ¿Por qué?, no puede durar toda la novela y, es ahí, cuando la historia del pasado se une a la del presente y, el ¿Cómo?, crece y toma fuerza para impulsar la narración hasta el final de la historia. 
Con esta maravillosa fórmula con la que va dando impulsos a la novela, no requiere de elementos que impresionen; no los necesita. Por lo mismo, evita colocar escenas de acción o detalles fuertes que sorprendan; como descripciones detalladas de heridas o violencia extrema. Son elementos que aparecen, pero muy someramente, solo cuando la trama lo pide y no se detiene en ellos. 

Mediante esta técnica narrativa, mantiene un ritmo constante. El cual, se enriquece gracias a la buena utilización del subtexto, en donde, va dosificando de excelente manera la entrega de la información, que caracteriza tanto a los personajes como al entorno en que se desarrollan; aumentando la complejidad y profundidad en la novela. Invita al lector a pensar, a unir retazos de información para entender las cosas por él mismo. 

Otro aspecto destacable de esta novela es el narrador. Todo el tiempo la protagonista Breq (Justicia de Toren), narra en primera persona. Es una inteligencia artificial contando su historia y, la autora, logra plasmar muy bien esa fría narración casi robótica. Pero, es una auxiliar, una IA dentro de un cuerpo humano, por lo tanto, se puede apreciar en la narración, los momentos en que las emociones humanas la invaden. Además, en la narración del pasado, no es un segmento separado, sino que se encontraba completa, vale decir, una nave con veinte auxiliares, todas conectadas. Esto le da la capacidad de estar en varios lugares al mismo tiempo y, además, conocer las emociones de las tenientes humanas que la rodean. Por medio de esta tecnología, el narrador en primera persona pasa a ser omnisciente, generando un efecto extraordinario y completamente innovador en el género. Este efecto no aparece en los capítulos que se desarrollan en el presente, porque Breq, es prácticamente humana y, está desconectada del resto de su ser. Pero todo lo que percibe, gestos y miradas, lo analiza como una computadora, sintiendo siempre, la carencia de su antigua omnipresencia. 

"...me sentía ciega de una forma que, a aquellas alturas, creía haber aprendido a ignorar. En otro tiempo, había tenido veinte cuerpos, veinte pares de ojos y cientos de otros a los que podía acceder si lo necesitaba o lo deseaba". Pág. 53.

En ese aspecto, a pesar de ser una IA, el personaje principal tiene un gran desarrollo, debido a la difícil situación que debe enfrentar al dejar de estar completa. Debe adaptarse a ser un organismo autónomo que debe luchar con la influencia de su cuerpo humano y, es tanto así, que se deja arrastrar por el deseo de la venganza. También, debe adaptarse a la nueva sociedad fuera del Radch, sobre todo a los distintos idiomas, ya que en el Radch, el sexo de una persona no tiene importancia, han llegado a una evolución tal que les ha dejado de preocupar si la persona es hombre o mujer. Debido a esto, el lenguaje del Radch no admite géneros. Utilizar otros lenguajes que sí los incluyen y diferencian, fuera del imperio, es todo un desafío para Breq. Dificultad que traspasa a la narración, llegando con exactitud al lector. Por tecnicismos de traducción, la ambigüedad sexual en el idioma es reemplazada por el artículo femenino, por lo tanto, lo que debería ser "lo" es "la"

"...la sociedad en la que vivía creía que el sexo de las personas no tenía importancia. Los hombres y las mujeres se vestían, hablaban, y actuaban indistintamente". Pág. 96. 

La temática que marca esta historia es el expansionismo por medio de la invasión. El efecto de una civilización que se cree con el derecho de conquistar otros mundos humanos, solo porque tiene el poder para hacerlo. Ya que, los fines que persiguen son meramente individualistas y codiciosos. Hablan de civilizar, ya que no consideran civilizadas a esas culturas humanas, despreciando sus características individuales. Detienen la diversidad, y empujan a la homogeneidad, tanto social como religiosa, ya que la religión del Radch se encarga de absorber deidades y las incorpora en un acto politeísta, con el fin de dominar a los fieles de manera más simple. Pero tanta homogenización puede tener un costo, hasta el punto de causar una división interna, en la cual no hay una clara diferenciación entre bien y mal, lo que podría acabar con el imperio. 

"La virtud no es un valor simple y aislado. El bien necesita del mal y no siempre están claramente separados los dos lados de la moneda". Pág. 174.

Si bien, el final del libro es bastante intenso, al compararlo con otras historias no lo es tanto, continua respetando un ritmo, que siempre lo marca la entrega de información nueva a cortos plazos. Cierra de una forma perfecta el argumento principal, por lo que se puede leer como un libro autoconclusivo y, al mismo tiempo, invita al lector a seguir la aventura en el segundo libro de la saga: Espada Auxiliar.

Mi recomendación es que, lo lean personas que les gusta la ciencia ficción dura. Aunque este libro no cae fielmente en la clasificación, ya que no usa en detalle elementos científicos. Pero la trama, presenta una complejidad tan abrumadora, tan detallista, que solo un lector agudo podrá disfrutar. Se aleja completamente de la ciencia ficción clásica, dejando de lado los combates entre naves, para centralizarse en una ciencia ficción más social y filosófica. Este libro no está hecho para dejarse llevar, se requiere una participación activa para comprender todos los subtextos. Si un lector busca un lectura ligera, este no es su libro, porque la encontraría abrumadora. 
Esta historia es una fiel representante de lo que se espera de la ciencia ficción moderna, cumple con los estándares, arriesgándose y rompiendo esquemas. 

"Tú eres una auxiliar. No eres humana, sino una pieza de un equipo". Pág. 392.
Muchas gracias a Ediciones B Chile por el envío del ejemplar. 

Ricardo Carrión
Administrador del blog