Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

domingo, 6 de marzo de 2016

Reseña Nº 54: Los Magos

Novela de fantasía: Los Magos (2009)

Lev-Grossman
Lev Grossman
Ediciones B
490 Páginas
ISBN: 978-84-9070-131-7
Fantasía

Tú que estás leyendo esta reseña, seguramente intentas escapar de la realidad al igual que yo a través de historias de fantasía, quizá en tu juventud o en tu infancia tuviste en tus manos algunos de los libros clásicos más representativos de este género. Acaso tu favorito fue C.S. Lewis, J.R.R. Tolkien, o J. K. Rowling. Pero ahora has crecido, estás más grande y encuentras algo infantil tus antiguas lecturas. Sin embargo, recuerdas tus sueños de poder vivir las aventuras de aquellos mundos mágicos,  probablemente esperabas una carta de Hogwart, o te metiste hasta el fondo de tu armario por si encontrabas algún portal, o como yo, mirabas rápidamente a un rincón por si alcazabas a divisar un Hobbit. 

Todos en algún momento de nuestras vidas soñamos con transportarnos a esos mundos, y poder interactuar con nuestros queridos personajes. Pero ¿Qué pasaría realmente? A lo mejor la realidad puede ser mucho más cruda de lo que pensamos. Mucho más.

Quentin Coldwater, es un joven de diecisiete años, vive en Brooklyn, Nueva York. Él podrá cumplir todos nuestros sueños y vivir en carne propia sus fantasías.

Quentin se encuentra en un período de su vida en que ya está pensando en la universidad, de hecho se dirige a una entrevista para poder entrar en Princeton. Pero él no se siente feliz, es un joven común y corriente, con los típicos problemas de la adolescencia, un amor no correspondido y un amigo demasiado llamativo. Tiene buenas notas y un coeficiente intelectual bastante alto. Esto último lo ha aislado un poco y recurre a los trucos de magia para destacar y a sus libros de la infancia para poder refugiarse. Le gusta abrir sus páginas y volver a vivir las aventuras de los hermanos Chatwin que descubrieron un mundo fantástico llamado Fillory. Quentin cree que el destino se equivocó y por algún azar fue puesto en Brooklyn cuando él debería estar en Fillory.

Al parecer el destino no se equivocó del todo, porque de pronto su vida da un giro inesperado y es convocado a rendir un examen para entrar a una secreta universidad de Nueva York. Una universidad mágica, oculta por diversos hechizos a la vista de las personas comunes. Cuando Quentin encuentra está fabulosa Universidad llamada Brakebills pensó inmediatamente que se trataba de Fillory, pero no, en aquella universidad te enseñan magia de verdad desde sus bases hasta los hechizos más avanzados. En ella el joven protagonista evoluciona, comienza a crecer y a madurar entre hechizos y libros. Y junto con él, nos sumergimos en un ambiente universitario, y lo acompañamos a todos sus nuevos descubrimientos, que curiosamente no son los mágicos los que más destacan, sino el sexo, el alcohol y el amor. Y donde Grossman nos hace cómplices de oscuras y misteriosas escenas, como la aparición de la Bestia, que nos dejará con la incógnita hasta el final del libro.

Quentin ya con más de veinte años a pesar de vivir los mejores años de su vida en Brakebills, en donde además de la magia obtuvo muy buenos amigos y conoció el amor, no logra sentirse feliz y se sumerge en los bajos fondos de Nueva York, frecuentando bares y entrando al mundo de las drogas. Él y sus amigos parecen perdidos y sin rumbo hasta que reciben una noticia que les devolverá la vida. Fillory es real y existe una forma de entrar. Entusiasmados por esta nueva oportunidad de cambiar sus vidas el grupo de magos se prepara para ingresar a Fillory y desentrañar sus misterios, como encontrar al hermano perdido de los Chatwin, Martin, que se perdió en Fillory y nunca más regresó a su mundo, enfrentarse a la terrible relojera y reclamar el trono de Fillory. ¿Lograrán salir ilesos de aquella aventura? Lo que vivirán en aquel mundo los marcará para toda la vida.

Lo que me parece grandioso es como Grossman toma elementos del mundo mágico de Harry Potter y de las Crónicas de Narnia y lo vuelve adulto, lo vuelve objetivo. Le quita la inocencia, y lo apega a la realidad. Los personajes son profundos, no es la acción el hilo conductor, es la psicología de los personajes. Ellos se cuestionan constantemente su existencia, su vida. Son impulsivos y como todos los adolescentes son dominados por sus hormonas y sus traumas del pasado.
Los vicios e infidelidades en el grupo de Quentin llegan a tomar mayor protagonismo que el mismo hecho de encontrarse en Fillory. Puedes sentir sus dolores y la frustraciones. Y hacia el final de la historia sentirás el miedo y el horror en cada uno de ellos, ya que Fillory puede terminar siendo su peor pesadilla.

He leído muchas críticas negativas a este libro bastante injustificadas, dicen que es un plagio de Harry Potter y las Crónicas de Narnia, pero una lectura atenta te lleva a descubrir el verdadero mensaje del autor, que no oculta para nada las ideas sacadas de esos libros, al contrario, las recalca, porque son los típicos cliché de la literatura juvenil-infantil. Y él los pone a propósito para desmitificarlos. En el libro los héroes son realmente patéticos y débiles y la magia es tan dura y cruel, que deja de ser maravillosa. Los finales felices no tienen sitio en esta historia.

Aunque a veces el ritmo de la narración decae un poco y tarda en llegar el giro adecuado, se me hizo muy entretenido, hay misterios desde el comienzo, y cuando llegas al final logras encajar todas las piezas. Incluyendo la portada. Hubo capítulos en que quedé con los pelos de punta. Lo recomiendo a todos los que amen la fantasía, la buena fantasía para adultos.

¡Ojo! Hay segunda parte.

Gracias a Ediciones B por el envío del ejemplar




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Puedes ser el primero en comentar!