Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

domingo, 7 de febrero de 2016

Reseña nº49: Supercity y Job rompepiedra

Supercity y Job rompepiedra

Chiado
Bruno Francés Giménez
Colección Viajes en la ficción
Novela de superhéroes contemporánea
124 Páginas
ISBN: 978-989-51-4064-0

Cuando la editorial Chiado me dio a escoger un libro para leer, este fue uno de los que más llamo mi atención, primero por su portada vistosa, segundo por su título que me lleno de curiosidad y tercero por su sinopsis. La que promete un enfrentamiento entre dos tipos de fuerzas: inteligencia versus fuerza física. 

Lo cierto es que está dirigido a un público infantil, por lo que para un adulto puede resultar una historia un tanto simple, con un final previsible. Lo que es ideal para entusiasmar a los niños, pero no a un adulto. Sin embargo, el mensaje que entrega el libro es de esos que deben ser aprendidos a edades tempranas y es tan importante, que también debe ser recordado por la gente adulta, y esta es la razón por la que lo recomiendo a grandes y chicos, a todos los que aman los libros.

El autor inicia el relato como corresponde, aclarando nuestra curiosidad por el título, comenzando por la primera palabra: "Supercity"

Con una prosa calmada y detallista, el autor nos cuenta la ubicación y el origen de esta extraña ciudad. Es una ciudad de superhéroes y no sólo de los más conocidos y famosos, hay toda clase de personajes inimaginables.

En ella habita la familia Rompepiedra, una familia con superpoderes al igual que todos los habitantes de Supercity. Victoria y Ricardo Rompepiedra tienen un hijo llamado Job. Con una característica bien especial, es un humano normal. Job Rompepiedra es el único habitante de Supercity sin superpoderes. Por lo cual fue desarrollando otro tipo de actividades y gustos diferentes a la de los demás niños de la ciudad, a Job le gusta leer.

"...se encerraba en su habitación y se pasaba casi todo el tiempo leyendo, leyendo y leyendo sin parar".

Pero aunque era diferente a los demás, eso no le ocasionó problemas para entablar amistad con una pequeña niña de doce años llamada Yoli Besitos, perteneciente a la familia Besos, los cuales podían pedir un deseo cuando le daban un beso a otra persona. Job no sólo es amigo de Yoli, además siente por ella algo más profundo que no se atreve a confesarle.

Esta amistad despierta cierta envidia en Peter Aceroman, el cual también siente algo más que amistad por Yoli Besitos. Lo que genera ciertos inconvenientes para el pobre Job, ya que Peter es el líder de una banda de superniños llamada "Los Intocables" en donde cada uno de sus integrantes destaca por sus superpoderes, siendo Peter el más fuerte de todos. 

Debido a esto "Los Intocables" siempre se burlan de Job, llamándolo niño normal, haciendo hincapié en su falta de poderes. Pero no sólo esto divide a Peter y Job, sus familias llevan compitiendo hace muchas generaciones por determinar cuál es la más fuerte de Supercity. Todo esto lleva inevitablemente al continuo enfrentamiento entre Peter Aceroman y Job Rompepiedra, quien se niega a utilizar la violencia.

"La violencia nunca era la solución a nada, al contrario, sólo generaba más violencia. Lo había leído en todos sus libros".

La historia se centra en la disputa de estos dos personajes. Peter quiere enfrentarse con Job a toda costa para dejarlo en ridículo, sabe que puede vencerlo ya que él es un superhéroe, pero no sabe que Job tiene algo más importante, algo que no es superficial. Tiene fuerzas en su interior que lo pueden llevar a derrotar a Peter, una de esas fuerzas es el conocimiento que ha logrado cultivar debido a su intensa actividad lectora. 

"En la biblioteca de Job Rompepiedra había cabida para toda clase de libros. Desde clásicos como Don Quijote de la Mancha, Robinson Crusoe, Los viajes de Gulliver o La isla del tesoro, hasta supermodernos como todos los volúmenes de Harry Potter".

La otra fuerza que lo puede llevar a superar todos los obstáculos que se le pongan en frente, la descubrirán al llegar a la última página del libro. 

Con una historia corta y muy simple, el autor enseña a los niños el valor de la lectura y lo importante que puede llegar a ser leer diariamente. Además entrega un mensaje lleno de valores que actualmente se están perdiendo, como la amistad, el no competir entre semejantes, el valor del conocimiento, la importancia de decir la verdad y la confianza en uno mismo. 

Es un libro para niños con un mensaje para todas las edades.

Muchas gracias a la editorial Chiado por el envío del ejemplar





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Puedes ser el primero en comentar!