Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

miércoles, 28 de octubre de 2015

Reseña Nº 31: La cinta de Moebius

La cinta de Moebius


César Colomer 
Autor novel
526 Páginas
Juvenil-romántica

Estoy muy contento de reseñar este libro, porque el autor se tomo el tiempo de leer mí blog para decidirse a confiarme su obra para leerla. Espero que mi reseña le sirva de ayuda en la noble labor de escritor. Ahora vamos a la reseña:

Lo primero que me llamo la atención de este libro fue su nombre. Para los que no sepan, la cinta de Moebius fue descubierta por matemáticos alemanes y tiene la propiedad de tener un solo borde y una sola cara. Nos entrega la ilusión de que tiene dos caras y dos bordes pero no es así. Es sólo una línea continua que se repite una y otra vez gracias a una pequeña torcedura en su estructura. 

Esta es la configuración que utiliza el autor para escribir su obra. El libro tiene dos partes, si las unes de manera normal tendrás dos historias paralelas. Pero si las unes como una cinta de Moebius tendrás una sola historia continua. 

Todo comienza con un joven de 20 años que camina por una vieja carretera en pleno siglo XXII, este joven porta ropas antiguas del siglo XX y no recuerda absolutamente nada de su pasado. Una familia lo adopta mientras recupera su memoria. En esta parte la novela engancha bastante por el misterio que envuelve al joven y por el extraordinario mundo futurista que nos describe el autor. En donde la tecnología para comunicarse con todo es muy avanzada, además del estilo de vida de las personas. 

Pero lentamente la narración se va adentrando en su temática principal, el amor juvenil, en este caso, el del joven misterioso llamado Daniel y la hija de su familia adoptiva, Luna. El romance se desenvuelve en medio del proceso de adaptación de Daniel a esta sociedad del siglo XXII que es profundamente hedonista, pero con una clara distinción:

Nuestra sociedad es claramente hedonista, si, pero no el hedonismo de hace doscientos años. El que unía el placer a la posesión, somos conscientes de que el tener más o menos no da placer.

Es por esto que las personas no sienten vergüenza al mostrar su cuerpo desnudo a los demás; ropa y casas translúcidas son el pan de cada día y Daniel que no recuerda nada de su pasado debe acostumbrarse a estos hábitos desconocidos para él. Y no sólo los hábitos, sino que su forma de pensar. Debe dejar de ser posesivo. 

Ha aprendido la ventaja de ser en lugar de tener, ahora las personas son lo más importante, sabe que no hay ninguna cosa, ninguna idea que esté por encima de una persona.
El pensamiento conservador de Daniel que al parecer se ha quedado varios siglos en el pasado, inclina a los demás a creer que posiblemente provenga de las montañas, pero unos extraños objetos que porta, entregaran pistas para descubrir su posible origen.

En la segunda parte nos encontramos a finales del siglo XX en los años setenta en un pueblo español. Misteriosamente aparece en los alrededores un chico desnudo. Este joven no recuerda nada de su pasado. 
En esta época la juventud tiene una mentalidad más recatada y este joven bautizado como León viene con ideas nuevas en la cabeza, aunque no recuerda de donde viene. Lo que provoca que gane muchos enemigos pero también un gran amor. Una conservadora chica apegada a la iglesia llamada Beli se convierte en su amiga y luego en algo mucho más importante. Nuevamente la novela se sumerge en el amor juvenil y las pasiones que este desata. El desconocido origen del muchacho es una incógnita durante toda la novela y es el causante de muchos de sus problemas, incluyendo algunas persecuciones desde las altas esferas. 

En las dos historias nos encontramos con el mismo problema, tanto Daniel como León, saben muchas cosas del mundo, pero no tienen idea de su origen o de su vida pasada. Es como si no hubieran tenido infancia ni juventud. Eso les ocasiona problemas al relacionarse con las personas ya que no encajan en la sociedad. Esta idea que nos transmite el autor me pareció muy buena pero su desarrollo no me agrado mucho, debido a que los protagonistas son demasiado reiterativos en sus lamentaciones. 

Al final del libro se resuelve el misterioso origen de los dos jóvenes y de sus relaciones amorosas. El final me pareció un poco predecible, aunque algunas cosas me sorprendieron un poco y me dieron en qué pensar, como los misteriosos personajes que aparecen al final de la trama. 

El autor siempre nos está transmitiendo ideas muy buenas a lo largo del libro, que es relatado en tercera persona y con muchos diálogos, entregando fluidez al texto. Pero la novela es esencialmente rosa, muy pero muy rosa. Tiene buenos elementos de misterio y ficción que a veces me pareció que estaban demás, ya que no se les saco mucho partido en una historia donde predominan los diálogos y monólogos de amor y lamentos. Pero aunque creo que al autor le falto un poco de síntesis, me gustó como realizaba críticas a la sociedad actual en cuanto a la necesidad de poseer cosas.

La publicidad era muy taimada, actuaba por detrás, buscando el subconsciente, lograba que realmente sintiéramos necesidad de las cosas, al conseguirlas, queríamos otra cosa ligeramente diferente... Sin darnos cuenta, decidíamos libremente lo que querían que decidiéramos.

Además rescata un punto muy importante. Hoy en día todos intentamos encajar, buscamos igualarnos, se desprecia al diferente, al extraño, al raro, al extranjero. Pero no hay nada más hermoso que ser todos distintos, y eso el autor lo plasma en la obra a la perfección.

...a mí me gustaría que cada uno fuera tal como es, que no necesitara cambiar nadie. ¿Es necesario que el extranjero adopte el papel de local?
-Es lo normal. ¿no?
-Puede que sea normal, pero no creo que sea lo correcto, ni lo más enriquecedor, yo apostaría porque el local sea local y el extranjero sea extranjero. ¿Qué problema hay en ello?
En general el libro me gustó, no soy un fanático de los libros de amor juvenil, por lo que esa parte no fue muy de mi agrado, también encontré a los personajes poco naturales en algunos momentos, pero el mensaje que nos entrega, la estructura, además del misterio y la ficción me gustaron bastante. Es un buen libro para los amantes del género romántico juvenil. 

Mis agradecimientos al autor por el envío del ejemplar.