Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

viernes, 7 de agosto de 2015

Reseña N°13: El viejo y el mar

El Viejo y el Mar (1952)

El viejo y el mar
Ernest Hemingway
Debolsillo
160 Páginas


Reseña

Santiago es un anciano pescador de la Habana que ha pasado por momentos duros y no se deja amedrentar aunque la suerte lo ha abandonado de momento ya que lleva mucho tiempo sin pescar nada. Sin embargo, se lanza a la mar con la esperanza de romper la mala suerte. Su joven amigo Manolín le desea buena suerte desde la orilla ya que sus padres le prohibieron seguir pescando con el viejo, por su mala suerte, aún así lo acompaño hasta el bote aunque esta muy triste de no poder acompañarlo ya que le tiene mucho cariño. Así es como Santiago comienza un nuevo día en el mar, que se convertirá en una verdadera travesía en donde deberá enfrentar al mar, al infortunio, a la soledad y a su propio destino en un relato conmovedor. 

Opinión

Santiago más que un pescador me parece un verdadero filósofo, tiene unas frases notables en referencia al mar o como él la llama "la mar" y la fauna que lo rodea ya sean aves o peces.

¿Por qué habrán hecho pájaros tan delicados y tan finos como esas golondrinas de mar, cuando el océano es capaz de tanta crueldad?

Santiago o como le dicen: "El viejo" me parece un tipo muy sabio, a pesar de su pobreza tiene una riqueza espiritual enorme, "a pesar no", si no que gracias a ella, valora lo poco y nada que tiene, que no es sólo su choza y sus pocos aparejos de pesca si no que también su amistad con Manolín. Increíblemente es en este tipo de personas y no en las que tienen todo donde emerge ese espíritu humano imbatible, que acepta su destino y combate mano a mano con la naturaleza, respetándola como a un par más. El viejo en el mar es sólo uno más de lo seres vivos que luchan por sobrevivir, considera a las aves y a los peces como hermanos y lo trata con respeto.

Este libro nos enseña que no importa que tan difícil sean las cosas, se pueden lograr, y como dice el viejo "nada es fácil" y todos en algún momento enfrentamos o enfrentaremos un episodio como este; en el que el pez puede ser una enfermedad, un problema económico o cualquier cosa que nos ponga a prueba y nos lleve hasta el límite, pero aún así no nos rendimos porque hay algo que nos empuja a seguir desde el alma, no estamos hechos para rendirnos y si fracasamos volveremos a ponernos de pie y lo intentaremos nuevamente, el ser humano es duro, increíblemente duro. Aunque nos destruyan seguiremos adelante.

"No estaba hecho el hombre para la derrota -dijo--Un hombre puede ser destruido pero no derrotado."
Un relato conmovedor en donde quedas con la boca con sabor a mar, en donde parece que estuvieras en el bote junto al viejo. Una obra con un mensaje enorme sintetizado en unas pocas páginas, de lo mejor de Hemingway.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Puedes ser el primero en comentar!