Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

domingo, 2 de agosto de 2015

Reseña Nº11: El caso Neruda

El Caso Neruda (2008)

El caso Neruda-Ampuero
Roberto Ampuero
La otra orilla
Novela policial


Reseña

Soy un seguidor de las aventuras de Cayetano Brulé, un detective creado por el escritor Chileno Roberto Ampuero, Cayetano es un Cubano que llegó a Chile siguiendo a una Chilena que terminó por abandonarlo. Aún así el buen Cayetano se quedó en el puerto de Valparaíso donde se dedica a ser investigador privado. 
Pero en esta novela Ampuero nos cuenta los inicios de Cayetano. 
A través de sus recuerdos Brulé se remonta al invierno de 1971 en Chile en donde un enfermo Pablo Neruda lo recluta como investigador a pesar de no serlo, y como curso básico le pasa unas novelas de Maigret del escritor belga Simenon para que las lea mientras cumple con los encargos del poeta. A sí es como Brulé comienza a investigar saltando de país en país, México, Cuba, Alemania oriental y Bolivia, En busca de un supuesto médico que conoció el poeta en México en 1940, el doctor Ángel Bracamonte, su esposa y su hija. Brulé durante su investigación se entrevista constantemente con Neruda para comunicarle sus avances ya sea por teléfono o en la Sebastiana lugar donde ocurre más de alguna reunión importante en la novela. Todo esto se desarrolla con un ambiente de fondo pre-golpista. Pero, ¿Qué busca Neruda?  ¿Por qué tanta impaciencia en encontrar a dicho doctor?




Opinión

Cayetano Brulé es un personaje que me encanta, es un tipo optimista aunque el asunto que lleve entre mano se ponga difícil, es alegre, ocurrente, y jamás intenta hacerse el héroe, en sus anteriores novelas siempre lo veo sucumbiendo ante cualquier pelea y saliendo casi moribundo; en el mismo Valparaíso lo pasan asaltando a cada rato. Pero él siempre digno se arregla su bigote y sigue adelante. ¿Qué más se puede esperar de un detective que usa una corbata violeta con guanaquitos verdes? Esa era una de las grandes incógnitas que tenía con este detective, y al fin la tengo aclarada gracias a esta novela. Además cada vez que leía la saga de Brulé sentía que se comportaba como Maigret, el estilo de buscar datos enlazando pista tras pista era muy parecido, ahora ya lo veo confirmado.

La frescura del personaje de Ampuero, en este caso, un joven Cayetano Brulé, se asocia a la perfección con la de Neruda. Al leerlos siento la grandeza del poeta en los diálogos, es una persona absolutamente acogedora pero con una experiencia avasalladora al mismo tiempo, con tintes de melancolía y debilidad por la enfermedad que tiene.

El caso Neruda 


Ampuero mantiene en esta novela el estilo cosmopolita que caracteriza toda la saga de Brulé mostrándonos diferentes culturas y ciudades a través de las investigaciones alrededor del mundo del cubano, pero en esta novela lo hace desde la perspectiva del pasado, dándonos la oportunidad incluso de poner los pies en una Alemania oriental ya inexistente.
Esta novela te da la oportunidad de conocer un poco más a fondo la personalidad de Neruda, incluye algunos monólogos del poeta en referencia a sus mujeres. Poniendo los hechos sobre la mesa dándole al lector la posibilidad de formarse su propia opinión de Neruda en relación con las mujeres de su vida. Personalmente me desilusionó su actitud.
Pero yo lo que buscaba en esta novela no era conocer un poco más a Neruda, sino más bien volver a leer sobre Cayetano, para pasar un buen rato; y no me desilusionó, es un libro de diálogos muy fluidos, de capítulos cortos que agilizan mucho la lectura y la hacen amena. El libro es grande y amplio y da sensación de comodidad el tamaño de sus hojas.

Y cómo fanático de los detectives clásicos y libros de novela negra esta cita me encantó:
Te prestaré estos tomos para que aprendas algo del inspector Maigret. No te aconsejo leer a Poe que inventó el relato policiaco y fue un gran poeta: ni a Conan Doyle, el papá de Sherlock Holmes ¿Sabes por qué? Porque sus detectives son demasiado estrafalarios y cerebrales. No podrían resolver el caso más simple en nuestra caótica América Latina. En Valparaíso los carteristas les robarían las billeteras en el trolley, los muchahos de los cerros los agarrarían a peñascazos y los perros los perseguirían a dentelladas por los callejones.

Notable! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Puedes ser el primero en comentar!